La familia, muy importante para los europeos de edades comprendidas en los 50 y 75 años

Para el colectivo de europeos de edades comprendidas en los 50 y 75 años, denominado seniors, la familia es una de las cosas más importantes. Los lazos intergeneracionales son inquebrantables, según el último estudio realizado por el Observatorio Cetelem sobre las claves del perfil de los europeos mayores de 50 años.

Cerca del 80% de los seniors encuestados son padres. De éstos, el 43% de edades comprendidas entre los 50 y 60 años todavía tiene un hijo conviviendo en su hogar. Además, el 17% de los encuestados entre los 60-75 años comparte domicilio con uno de sus descendientes. Mucho menor es el número, el 5%, de los seniors viven con uno de sus padres, una situación que no es muy típica en Europa.

La familia del senior

Edad de emancipación

Lo que sí es bastante habitual es la cohabitación multigeneracional. Desde hace unos cuantos años, la edad de emancipación de los jóvenes se ha retrasado ostensiblemente. Según un estudio realizado en 2015 por Eurostat, la edad media de emancipación se sitúa en 26 años. Las causas de este retraso en “marcharse de casa” son principalmente la prolongación de los estudios, el difícil acceso de los jóvenes al mercado laboral.

Dividido por países, España es el estado donde los jóvenes más tarde se van de casa con una media de 29 años, de hecho, el 57% de los seniors españoles encuestados declararon tener a un hijo a su cargo, más del doble de la media europea. Además, los españoles también superan holgadamente la medida de tener a uno de sus mayores (padres o suegros) en su casa.

Esta situación es bastante similar en países del sur de Europa como Portugal con una edad media de emancipación de 29 años o Italia (30 años). También en estados del este como Eslovaquia (31 años) o Hungría y Polonia ambos con 28 años.

Por su parte, los jóvenes de los países del norte de Europa, gracias a un estado del bienestar protector liberan a los seniors de este tipo de limitaciones. Dinamarca con una edad media de emancipación de 21 años es el país, donde los jóvenes más rápido se marchan de casa. Tras los daneses, los jóvenes ingleses, alemanes y franceses, con 24 años le siguen en la clasificación de los países encuestados.

¿Tiene usted hijos, bebés, nietos, padres o suegros viviendo en su hogar?

Los seniors, grandes protagonistas del consumo en el futuro

Los seniors se han convertido en un grupo de consumidores cada vez más numeroso, con alto poder adquisitivo en algunos casos y mucho tiempo disponible en otros. Un dato: los mayores de 65 años serán el primer grupo por edad en 2050, representarán el 30% de la población en Europa; en 1960 solo alcanzaban el 10%.

Por ello, dada la creciente importancia que están adquiriendo ya, y la que tendrán en el futuro, el Observatorio Cetelem Consumo Europa 2016 ha centrado su análisis en el grupo de los seniors. Y los divide en dos segmentos de edad: activos (50-59 años) y pre-jubilados y jubilados (60-75 años).

Los seniors, grandes protagonistas del consumo en el futuroFuente: Eurostat

Dos segmentos que están viviendo grandes cambios en sus prácticas diarias con la revolución y la comunicación digital, la transformación de productos y servicios, acompañado además de un periodo de importantes transformaciones en su personal ciclo de vida.

Todo ello influye en los hábitos de compra de este colectivo dinámico al que le apetece consumir pero con diferencias respecto a otros grupos de edad más jóvenes.

Hay que tener en cuenta que los modos de vida, las expectativas y los hábitos de consumo cambian progresivamente con los años, y el caso de los seniors no es una excepción.

Pero, ¿qué características tienen los seniors? ¿Cómo es su estilo de vida actual? ¿Cómo afrontan el futuro? Aquí van unos apuntes:

Seniors activos

 De acuerdo a los datos de Eurostat, los consumidores entre 50 y 59 años representan el 14% de la población de los países de El Observatorio Cetelem Consumo Europa, con una gran incidencia en Alemania y Polonia. La mayoría de ellos aún están en activo, solo el 2% de este grupo de edad ha pasado ya a la jubilación.

La tasa de paro entre los seniors activos es del 7% de media, frente al 4% de 2008 según la OCDE, mientras sus ganancias llegan a los 20.400 euros al año, un 12% más de lo habitual respecto al resto de la población.

  • Lo son sobre su situación personal con una nota media del 5,2, contra el 5,6 del conjunto de la ciudadanía.
  • Un 32% los encuestados declara que tiene intención de incrementarlos durante el próximo año. Lo contrario de lo que pretende hacer el 33%, que es ampliar el gasto.
  • Dos tercios son dueños de sus casas. El 40% todavía está pagando la hipoteca.
  • Niños. El 43% de los seniors activos tiene aún niños en el hogar.

Pre-jubilados y jubilados

 Los consumidores entre 60 y 75 años son el 16% de la población de los países de El Observatorio Cetelem Consumo Europa. Están muy representados en Alemania, Italia y Dinamarca (datos de Eurostat).

La mitad de los que forman este colectivo afirman que están en activo y la otra mitad jubilados. De media perciben 19.200 euros anuales, el 5% más que la media de la población.

  • Respecto a su situación personal con una nota media de 6,0, frente al 5,6 del resto de la población.
  • Un 29% tiene intención de incrementar sus ahorros en los siguientes 12 meses. Y un 32% planifica el aumento de gasto.
  • El 68% es propietario, aunque el 20% paga aún la hipoteca.
  • Niños. El 17% tiene niños en su hogar.

 

 

Los hogares europeos dan un 5,6 a su situación personal

Después de años de crisis y de políticas de austeridad, los ciudadanos europeos empiezan a recuperar la confianza a medida que se consolida el crecimiento económico. Sensaciones que se trasladan a la situación personal, que muestra un progreso y alcanza el 5,6/10 según el Observatorio Cetelem Consumo Europa 2016.

Una nota que es la más alta desde el comienzo de la crisis, alrededor de un punto, aunque con respecto al año pasado solo se ha incrementado una décima. Algo mayor, hasta tres décimas, ha sido la subida de la media de todos los países del estudio, situándose en 2015 en el 5,5 frente al 5,2 de 2014.

Nota, del 1 al 10, sobre su situación personal

Fuente: El Observatorio Cetelem Consumo Europa 2016

En el detalle por cada país sobresale que los habitantes de España e Italia se acercan a la media europea. En el caso de los españoles del 4,9 de 2015 al 5,2 de 2016, y en el de los italianos del 5 al 5,4.

Los más optimistas son los belgas, alemanes, daneses y británicos que ocupan el primer lugar con una nota de 6,2/10, un punto más que los siguientes en la clasificación.

Situación del país

La idea positiva que los europeos tienen de su situación personal no se corresponde en la misma medida sobre la que tienen de su propio país. El Observatorio Cetelem Consumo Europa 2016 recoge una nota de 4,7/10, una décima más que en 2015, mientras que la media pasa de 4,3 en 2014 al 4,6/10 un año después.

Datos que inciden en que los europeos juzgan más favorablemente su situación que la del país con una diferencia de casi un punto. Diferencia que es mayor en el caso de Francia y España (1,1), Portugal (1,2) e Italia (1,3).

Nota, del 1 al 10, sobre la situación en su país

Fuente: El Observatorio Cetelem Consumo Europa 2016

Dos datos a destacar: el 28% de los europeos dan una nota entre 1 y 4 a su situación personal, cinco puntos menos que un año antes, con lo que el empobrecimiento se ralentiza. Mientras que los que otorgan una calificación de 9 sobre 10 no han aumentado, 6%, sufre un ligero descenso.

Cifras que muestran que la situación es aún complicada para más de un cuarto de los habitantes del Viejo Continente, quienes describen negativamente su realidad personal.

El crecimiento regresa a Europa y la confianza también

Tras unos años donde la economía europea estaba llena de dudas y preocupaciones, un 2014 con una leve recuperación y de manera desigual y un 2015, que se resume en que los países del viejo continente han experimentado un crecimiento y una consolidación. Los europeos vuelven a mostrar signos de confianza, tanto en el plano personal como en la situación de su país.

Según el último estudio del Observatorio Cetelem sobre el Consumo en Europa 2016, los europeos muestran confianza en la recuperación de la economía. De hecho, en 2015 el PIB de la zona Euro creció un 1,6%. Con estos datos, los consumidores deberían notar efectos positivos en las políticas de austeridad de sus respectivos gobiernos y obtener un poco de oxígeno en sus mermadas economías familiares. Además, los datos del paro son positivos, con un marcado descenso en muchos países de Europa.

Tasas de crecimiento del PIB de los países de El Observatorio Cetelem

Esta confianza en la recuperación económica también se muestra en un alza del consumo, casi dos puntos más en 2015 respecto al año anterior. Además, la percepción que tienen los consumidores mejora por tercer año consecutivo. Sobre todo en los países del sur de Europa donde la nota media llega hasta el 4,7, cerca de alcanzar datos de la pre-crisis (4,8 en 2008)

Por su parte, los alemanes no las tienen todas consigo y su optimismo sobre la situación económica se ha reducido en casi un punto (0,7%). Eso sí, en cuanto a valoración del contexto de su país, los germanos se muestran más optimistas con una nota de 5,7, un punto por encima de la media.

La sociedad europea optimista

En general, la mayoría de los habitantes europeos analizados se muestran optimistas en la manera de progresar de su país. España e Italia registran muy buenas evoluciones con una subida de un punto respecto a los últimos doce meses (4/10). Francia también está en la cabeza del pelotón ganando medio punto. Por su parte, el Reino Unido continúa en lo más alto y no ha afectado sus relaciones con la Unión Europea y su posible Brexit.

Los países que menos confianza tienen en la recuperación son Portugal y Hungría quienes han dado una nota de apreciación de la situación general de su país inferior al 4/10.

Por su parte la locomotora de Europa está llena de dudas. La economía alemana se complicó en el 2015. La desaceleración de la demanda exterior, sobre todo en China, el embargo ruso y el escándalo automovilístico acaecido en el grupo Volkswagen. Junto a las revisiones a la baja de los institutos nacionales no han pasado desapercibidos para sus habitantes y se ha notado un descenso en la calificación.

¿Fin de la Europa de velocidades?

Según el Observatorio Cetelem, nunca antes las notas otorgadas por los diferentes europeos han sido tan estrechas. El descenso de la nota alemana, junto con la estabilización del Reino Unido y Bélgica y el aumento de los países mediterráneos hacen pensar que la Europa de las velocidades es historia.

Una situación muy contrasta si se compara con el 2014, donde el viejo continente se dividía en tres velocidades. Con una Alemania que iba a la cabeza y una España e Italia que se encontraban a la cola.

Observatorio Cetelem de Consumo en Europa 2016

Mayores de 50, claves de un perfil de consumidor en evolución

Observatorio Cetelem de Consumo en Europa 2016

Descargar informe completo

Observatorio Cetelem Consumo en Europa 2016

Descargar infografía

Cetelem publica hoy su informe 2016 sobre consumo en Europa con el foco puesto en el colectivo conocido como “seniors”, esto es, consumidores con edades entre los 50 y los 75 años. Encontramos interesantes diferencias en materia de consumo entre este y otros perfiles más jóvenes, a la vez que retratamos un grupo con unos hábitos que han evolucionado y que ya no se corresponden con la idea que teníamos hace unos años en relación a esta franja de edad.

Los mayores de 50 han evolucionado en su manera de comprar y relacionarse, adaptándose a nuevas tecnologías, formas de ocio y modelos de consumo. Lejos de tópicos, estos no son solo una parte fundamental en el sostenimiento de sus ascendientes y descendientes, sino un pilar clave para toda la sociedad.

En este informe, además de las particularidades de este colectivo y como en estudios anteriores, se analiza el consumo en Europa de manera genérica; con datos que revelan una mejora de la confianza de los europeos en su situación personal y la de sus países.

Ya puedes consultar el informe y la infografía. Esperamos que los datos sean de tu interés.

Si lo consideras interesante, no dudes en compartir el contenido.

Para cualquier consulta que quieras hacer puedes contactarnos por email o a través de Twitter (@Obs_Cetelem_ES)

Seguridad y economía, prioridades de los usuarios en un coche conectado

El 77% de los encuestados europeos para el Observatorio Cetelem Auto 2016 (hasta el 80% en España) eligieron la seguridad, tanto de las personas como de los coches, como el principal criterio para un vehículo conectado.

La segunda prioridad de los usuarios con el 73% es la realización de ahorros financieros sobre el coste de su uso, y en tercer lugar, con el 50% (46% los españoles), la optimización del tiempo de trayecto.

Los conductores americanos y japoneses suman un cuarto elemento: la mejora del confort de la conducción.

Criterios que un coche conectado tiene que tener como prioridad

Fuente: BIPE- El Observatorio Cetelem Auto 2016

Servicios y funcionalidades

Cuando a los encuestados se les preguntan por los servicios y funcionalidades, el 89% opta por los sistemas de inmovilización en caso de robo. Esto está ligado a problemas de delincuencia, sobre todo en países emergentes como México y Brasil, donde el 96% y 95% de sus conductores están interesados. Además, el 68% estaría dispuesto a pagar más por disponer de él.

El mismo porcentaje se inclina también por un sistema predictivo de mantenimiento. Incluso un 63% no pondría objeciones a aflojar el bolsillo por comprar un coche conectado que lo tuviera.

Qué interés tienen estos productos/servicios en un coche conectado

Fuente: BIPE- El Observatorio Cetelem Auto 2016

Los sistemas de detección de peatones/obstáculos también son muy valorados por el 86%, que llega hasta el 90% en los países emergentes debido a las elevadas tasas de mortalidad. Se trata de un servicio importante en Japón, 89%, pero también en China, Brasil y Sudáfrica, 95%.

En Estados Unidos tiene el respaldo del 85%; se sitúa en primer lugar dentro de la lista de expectativas de un coche conectado.

Un 59% de los encuestados estaría dispuesto a pagar más por contar con sistemas de detección de peatones/obstáculos en el vehículo conectado.

Un tercer elemento son los sistemas de optimización de presupuesto. Se incluiría la localización de estaciones de gasolina o talleres económicos (82%) y módulos de eco-conducción (81%), destinados a dar consejos para reducir el consumo de carburante.

Los módulos de eco-conducción son claves para conductores de países emergentes, donde los precios de los carburantes suponen un gran esfuerzo, mientras que en Estados Unidos no es una prioridad, ya que los precios de las gasolinas no tributan.

Otros sistemas

Los conductores también han expresado predilección en disponer en un coche autónomo de

  • Recibir información de actividades de ocio. Un 78% lo incluiría dentro del coche conectado y un 48% pagaría algo más por tenerlo como equipación.
  • Facilitar los desplazamientos.
  • Acceso a las informaciones sobre la localización de comercios cercanos (73%).
  • Localizar, reservar y pagar un estacionamiento en un parking (71%).

Al margen de unas u otras funcionalidades o servicios, lo que sí muestran los datos es que los conductores de países emergentes están dispuestos a pagar más por tenerlas en su coche conectado, más de la mitad, mientras que en Occidente son menos de un tercio.

Al 37% de los conductores les “inquieta” el coche conectado

A pesar de que las pruebas con los vehículos 100% autónomos están marchando a muy buen ritmo y con escasos percances. Al 37% de los conductores les inquieta todo lo que tiene que ver en el coche conectado, según el último informe realizado por el Observatorio Cetelem sobre los vehículos autónomos.

Dentro de los quince países analizados, los que muestran mayor preocupación son los estadounidenses donde el 54% de los encuestados asegurará sentirse inseguros ante la posibilidad del vehículo autónomo, aspecto destacado ya que Estados Unidos es uno de los países que más desarrollado tiene este tipo de automóvil. Tras los norteamericanos, un país Europeo, Francia se encuentra en segunda posición con un 46% de las menciones. También muestran su preocupación: británicos (44%) y belgas (42).

¿Cuál es su motivo principal de inquietud de cara la coche conectado?

Motivos de preocupación

El principal porqué sobre los que los conductores se encuentran en ascuas a la hora de utilizar el coche autónomo es el de “no ser completamente el amo de mi vehículo”. Opción elegida por el 24% de los encuestados. Por países, de nuevo, son los estadounidenses los que más desconfían con un 33% de las menciones. Nuestro país parece ser que confía plenamente en la tecnología ya que se encuentra por debajo de la media, opción solo elegida por el 19% de los conductores.

Tras no ser el amo del vehículo, el segundo motivo que más preocupa a los consumidores es el “miedo al uso de información privada”, con una media del 22% de las menciones. En este apartado son los alemanes lo que muestran mayor preocupación, ya que este baremo fue elegido por el 32% de los encuestados. España se sitúa un punto por debajo de la media, alcanzando el 21%.

Por último, con la aparición del vehículo 100% autónomo muchos amantes de los coches renunciarían a uno de sus placeres. Por eso, el 9% de los conductores afirmaron que con la aparición de este tipo de vehículos les quitarían uno de sus hobbies. Como no, los italianos, país amantes de los coches, son los que encabezan la clasificación de menciones con el 17% de la menciones. Nuestro país también ocupa los primeras puestos con un 12%, tres puntos por encima de la media.

Los conductores dicen “sí” al coche de Google o Apple

Los conductores se muestran inclinados a adquirir diseñado por los especialistas en tecnologías de la información (Google, Apple, etc.), en mayor medida los que  pertenecen a un país de los llamados “emergentes”.  Así, 9 de cada 10 chinos son partidarios de comprarlos y de cerca les siguen los mexicanos, que son 8 de cada 10,  los que comprarían uno de sus vehículos. Son datos que recoge el último informe del  Observatorio  Cetelem Auto.

Más cerca, en Europa es el 48% de los conductores el que se siente atraído por este tipo de coches de Google y Apple, y todo ello a pesar de que en el viejo continente los fabricantes tradicionales están reconocidos y establecidos. Sin embargo, esta atracción es mucho menor en los conductores de Japón (37%), Reino Unido (28%) y de Estados Unidos (27%).

La media de los 15 países analizados es del 55%. Los más dispuestos a comprar un coche de Google o Apple son, como ya hemos dicho, China (90%) y México (85%), seguidos de Brasil (80%) y Turquía (70%). En la parte media de la tabla están Italia (66%), Portugal (61%) y España (60%), y cerrando el porcentaje se encuentran los ya mencionados Japón, Reino Unido y EE.UU. (con un 37 %, 28% y 27% respectivamente.

 

¿Estaría dispuesto a comprar un coche de Google o Apple?