La confianza de los consumidores españoles, al alza en julio

En julio, la confianza de los consumidores en España mejoró con respecto al mes anterior. Lo dice el Indicador de Confianza de los Consumidores (ICC) que elabora de forma mensual el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Así, el pasado mes la confianza se situó en 108,3 puntos, lo que supone 2,5 puntos por encima del dato del pasado junio.

¿A qué se debe este incremento en la confianza? Según el CIS las causas son una mejor valoración de la situación actual (que creció 2,8 puntos en julio) y a la evolución del índice de expectativas (con un incremento de 2,1 puntos).

En el informe se destaca que tanto el ICC como el índice de situación actual volvieron a superar sus máximos históricos y, además, que la diferencia entre la valoración de la situación actual y las expectativas (siempre favorable a esta última), se sitúa cerca de los valores más bajos de toda la serie analizada.

Hasta aquí los datos que compra julio con el mes anterior, pero ¿y si se compara con los datos de 2016? Según el CIS, el avance del Indicador de Confianza de los Consumidores es de 13,5 puntos, que califica como “significativo”. Así, se observa un crecimiento prácticamente igual en términos absolutos para la valoración de la situación actual (que alcanza los +13,4 puntos), y las expectativas (que aumentan en 13,5 puntos). Y si se ven estos datos en porcentajes: el ICC crece un 12,4% gracias al aumento del 13% en la valoración de la situación actual y del 11,9% en las expectativas.

La confianza de los consumidores españoles, al alza en julio

Valoración actual

El CIS también desgrana la evolución del índice de valoración de la situación actual, que en julio llegó hasta los 103,4 puntos. Si se compara con los datos del mes anterior supone una mejora de 2,8 puntos.

La razón de este aumento radica en el comportamiento positivo de sus tres componentes. A saber: la valoración de la evolución general de la economía aumenta en 4,5 puntos, la percepción de las posibilidades del mercado de trabajo crece en 3,1 puntos y la valoración de la situación de los hogares crece 0,7 puntos.

De estos tres componentes se resalta que tanto la valoración de la evolución general de la economía como la percepción de las posibilidades del mercado de trabajo alcanzan sus valores más altos de toda la serie histórica estudiada. Además, a pesar de que la valoración de la situación de los hogares crece de forma más moderada, se encuentra ya en valores no alcanzados desde los años anteriores a la crisis.

Si se comparan estos datos con los de julio de 2016, la evolución también es positiva. La valoración de la situación económica del país es hoy 20 puntos superior, las opciones que ofrece el mercado de trabajo se valoran 17,6 puntos por encima del valor de hace un año y la situación en los hogares avanza más lentamente, con un crecimiento de 2,7 puntos en los últimos doce meses.

Expectativas

Si lo que piensan los consumidores ha obtenido valores positivos, el índice de expectativas del mes de julio también ha aumentado en 2,1 puntos hasta alcanzar los 113,1.

La evolución de sus tres componentes es bastante homogénea: así, las expectativas respecto a la situación futura la economía crece 1,3 puntos y las del mercado de trabajo aumentan en una cantidad similar (+1,8 puntos), mientras que las expectativas respecto a la evolución de los hogares aumentan hasta 3,3 puntos.

Además, si se comparan los datos de 2017 y de 2016, vuelven a mostrar una evolución muy positiva. Desde julio del pasado año, las expectativas respecto a la situación económica del país se han incrementado en 18,1 puntos, las que se refieren al futuro del empleo aumentan 16,7 puntos y las expectativas de los hogares se incrementan en 6,1 puntos.

En el informe del mes de julio, el CIS ofrece datos sobre la evolución de las expectativas en relación a los precios, tipos de interés, las posibilidades de ahorro de los hogares y la compra de bienes duraderos. Un desarrollo que califica como “aparentemente contradictorio” con las pautas y los datos que se han ofrecido hasta el momento sobre el ICC.

Así, y en términos mensuales, se produce un incremento en las expectativas de ahorro (de +1,5 puntos), un descenso más acusado de las expectativas de consumo de bienes duraderos (de-2,5 puntos), bajan los temores de inflación (-1,3 puntos) y las expectativas sobre un posible aumento del tipo de interés ( -1,1 puntos).

Las ventas del gran consumo aumentaron en España el 3,1% en el tercer trimestre

Impulsado por las altas temperaturas veraniegas y la progresiva recuperación de la confianza de los consumidores españoles, las ventas de productos de gran consumo crecieron un 3,1% en el tercer trimestre de 2015. La cifra mejora las obtenidas entre abril y junio cuando el crecimiento interanual fue del 2%.

Los datos, procedentes del informe Growth Reporter (compara valor y crecimiento de las ventas en el sector de bienes de consumo en toda Europa) elaborado por Nielsen, señalan que de ese 3,1% un 1,9% se debió al aumento de bienes consumidos y el otro 1,2% a la subida de precios de los artículos.

Evolución del mercado de gran consumo en los últimos cuatro trimestres

Las cifras ponen de manifiesto una vez más que el consumo interno continúa como el principal motor de la economía española, y contrastan con la evolución del PIB, que fue del 3,4% entre julio y septiembre respecto al mismo periodo de 2014, dos décimas menos que el trimestre anterior.

España lidera el crecimiento

Nuestro país se sitúa como el que mejor comportamiento ha experimentado en ventas de toda la Unión Europea. Le sigue Alemania con un 2,3% de subida interanual, Italia con el 2% y Francia con el 1,1%.

En el lado contrario está el Reino Unido que sufre una bajada del 0,3%, y junto al mercado suizo y finlandés son los únicos que decrecen en todo el continente.

El resto de países de la UE cerraron sus saldos de forma positiva durante el tercer trimestre, lo que ha permitido a Europa crecer a un ritmo del 3%.

La confianza de los consumidores alcanza su máximo histórico en el mes de abril

Según el estudio realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), la confianza del consumidor se encuentra en máximos históricos. El pasado mes de abril, el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) llegó hasta los 101,8 puntos, la puntuación más alta jamás registrada, superando en 1,4 puntos la anterior marca registrada el pasado mes de marzo.

La confianza de los consumidores alcanza su máximo histórico en el mes de abril

Fuente: Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) abril 2015

Estos datos se dan gracias a la valoración que hacen los consumidores de la situación actual, (que sube 3,9 puntos hasta llegar a los 91), lo que contrarresta el descenso en el indicador de expectativas que baja 1,1 puntos. Los motivos de los buenos resultados del índice de valoración de la situación actual se encuentran en la mejora de los datos de sus tres componentes: la situación de los hogares que aumenta 4,9 puntos, el empleo que lo hace en 4,3 y, por último, la evolución de la economía que sube 2,7.

Por su parte el Índice de Expectativas experimenta un ligero descenso, aunque continúa por encima de los 100 puntos. Sus componentes muestran signos de mucha variación:  las expectativas de los hogares retroceden 3,7 puntos al igual que las perspectivas de la economía nacional, que lo hacen en 0,6 puntos. Por último destaca las referidas al mercado de trabajo que se incrementan en 1,1.

La confianza de los consumidores alcanza su máximo histórico en el mes de abril

Fuente: Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) abril 2015

Expectativas sobre ahorro

En cuanto al ahorro en los hogares, la compra de bienes duraderos o la evolución de los precios, su evolución coincide en términos generales con los datos del ICC.  Así, se observa desde el 2012 un aumento progresivo de las expectativas de ahorro y de compra de bienes duraderos por parte de las familias, que se sitúan ya en valores similares a los años antes de la crisis aunque muy lejos de sus máximos.

En el mes de abril, no obstante, las expectativas de consumo descienden ligeramente al igual que las expectativas de ahorro, que lo hacen más débilmente. Mientras, los temores de subidas en los tipos de interés permanecen estables y continúan aumentando las expectativas de subida de precios.

La confianza de los consumidores alcanza su máximo histórico en el mes de abril

Fuente: Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) abril 2015