El 68% de los españoles prefiere comprar en las grandes superficies

El precio es el aspecto más valorado por los consumidores españoles para realizar sus compras y una de las principales razones de que el 68% opte por las grandes superficies según el estudio de El Observatorio Cetelem 2015 sobre el consumo en España. Solo el 32% prefiere los comercios tradicionales.

Si antes de la crisis los compradores daban prioridad a la satisfacción por el producto, el trato del personal y el precio, en la actualidad ésta última variable ha pasado a ocupar el primer lugar en las grandes superficies con un 63%, seguido de la variedad de artículos y la facilidad para comprar todo en el mismo lugar, 60%.

En el comercio tradicional lo que más se valora es la cercanía, 66%, la atención especializada o el trato, 52%, y la confianza, 48%.

Compras en tienda física

Fuente: Encuesta Observatorio Consumo España Cetelem-Nielsen 2015

El 73,8% de los jóvenes entre 18 y 24 años y el 68,4% de 25 a 34 prefieren hacer sus compras en las grandes superficies, mientras que los mayores lo hacen en comercios tradicionales: el 39,7% entre 45 y 54 años y el 35,6% los mayores de 55.

La crisis del comercio tradicional

La mayor inclinación de los consumidores por las grandes superficies ha ido en detrimento de los comercios de barrio, los que más han sufrido la crisis en los últimos años.

Gran parte de ellos han tenido que cerrar y los que se han mantenido abiertos han tenido que adaptarse a las circunstancias. Además, los propietarios también han tenido que darle un nuevo enfoque a su negocio, más profesional y especializado que es lo que les ha mantenido en el mercado.

Los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) Índices de comercio al por menor (ICM), muestran una variación mensual del ICM a precios constantes del 1,3% si se eliminan los efectos estacionales y de calendario. La tasa anual se sitúa en el 4,1%, 1,7 puntos más que la registrada en junio.

La serie original del ICM a precios constantes registra una variación del 4,2% respecto a julio de 2014, cuatro décimas que el mes anterior. En las ventas por tipo de productos destacan equipamiento del hogar con un incremento del 8,2%, alimentación con una subida de 1,6%, y el resto con tasa positiva del 4,9%.

 

El gasto en consumo final de los hogares crece un 3,5%

La economía española creció un 1,0% en el segundo trimestre de 2015, una décima más que los tres meses anteriores y un 3,1% superior al mismo periodo que el año anterior. Son datos que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) en su informe de Contabilidad Nacional Trimestral de España, y que recoge el Observatorio Cetelem en su último estudio sobre consumo nacional.

Si estudia el incremento del Producto Interior Bruto (PIB) de España (3,1% en términos anuales), desde el punto de vista del gasto y comparándolo con los tres meses anteriores, destaca una mayor contribución de la demanda nacional (3,3 puntos, dos décimas más) y una menos negativa aportación de la demanda externa (-0,2 puntos, dos décimas menos).

Por su parte, el gasto en consumo final de los hogares creció un 3,5% anual, porcentaje similar al registrado en el trimestre anterior. Este incremento está relacionado con la tasa de ocupación; es decir, si esta última presenta datos positivos (en este caso de un 3,0% en el segundo trimestres de 2015), el consumo también. Lo que es signo de recuperación económica.

 Evolución del empleo y del consumo de los hogares

Tasa de ocupación, y tasa de paro

El informe de Consumo España de esta edición también recoge los datos sobre tasa de ocupación y de paro suministrados por el INE. Así, en el segundo trimestre de 2015 la ocupación aumentó en 411.800 personas, y el número de parados es de 5.149.000. Sigue siendo esta última una tasa muy elevada, tal y como muestra la Encuesta de Población Activa, EPA, pero menor que los tres meses anteriores (un -5,43%, 295.600 personas menos) y más baja que en los últimos meses (473.900 personas).

 Evolución del paro

Más datos. La tasa de paro se sitúa en el 22,37%, lo que supone 1,4 puntos menos que en el trimestre anterior, y 2,1 puntos de descenso en el último año. El número de activos sube este trimestre y llega a 23.015.500 personas. Por su parte, la tasa de actividad sube 0,33 puntos hasta alcanzar el  59,79%. En el último año la población activa ha aumentado en 39.700 personas.

Los españoles pasan más de una hora de media en los centros comerciales

El primer Informe de Influencia Canal Móvil realizado por Neuromobile sobre comportamiento y conductas de consumo de los españoles en centros comerciales destaca que son de los más visitados. La media diaria de estancia es de más de una hora; los sábados es el día que más tiempo se pasa en estos establecimientos, entre 70 y 80 minutos.

El estudio, elaborado a través de la tecnología Big Data sobre una muestra de más de 160.000 visitas a puntos de venta y 25.118 usuarios registrados en apps de centros comerciales, pone de manifiesto también que las mujeres acuden el doble (2,5 veces semanales) que los hombres (1,1).

Auge de los jóvenes

Las féminas son además las principales clientas de estos grandes establecimientos, dos de cada tres al día (70% frente al 30% de varones), aunque esa diferencia disminuye los fines de semana.

El informe señala el auge de los jóvenes, que significan más del 60% de las visitas; el 30-40% tienen edades entre 25 y 44 años.

Por sexos, los hombres de 35 a 44 años son los que más acuden (entre el 30% y el 40%), frente a los mayores de 44 años que no alcanzan el 20% ningún día de la semana.

En las mujeres desciende la edad, lo que muestra que tienen antes interés por la oferta comercial. Entre un 30% y 40% tienen edades entre 25 y 44 años.

Distribución de visitas por género y edad

 Distribución de visitas a centros comerciales por género y edad

Fuente: Neuromobile

Preferencias

Moda, comida y cine/ocio son las categorías más consultadas por los dos sexos antes de acudir a los centros comerciales. Las mujeres se decantan más por mirar previamente temas como moda (26,85%), restauración (10,96%) y cine/ocio (9,66%). Los hombres mantienen las mismas tendencias pero en menor porcentaje: moda (18,95%), restauración (16,67%) y cine/ocio (12,86%).

El día preferido por los solteros para acudir a las grandes superficies son los viernes en horario de 19.00 a 22.00 horas. Además, varones y féminas…

  • Tardan una media de 8 horas en acudir a un centro comercial tras consultar la cartelera de cine.
  • El 73% de los usuarios que le echan un vistazo los viernes por la mañana, acuden al complejo comercial por la tarde.
  • Los hombres aumentan su tiempo de visita cuando se anuncia por la app un evento deportivo en pantalla gigante.
  • Las mujeres entre 25 y 35 años tardan unas 18 horas en acudir a estos complejos tras consultar la app del establecimiento.
  • Fuera del centro comercial ellas consultan moda, dentro servicios complementarios como peluquería.

Distribución de visitas por género y estado civil Distribución de visitas a centros comerciales por género y estado civil

Fuente: Neuromobile

El comportamiento de las parejas en los centros comerciales también varía. Un 84% lo pasan juntos, mientras que el restante 16% lo hace por separado.

El consumo y la inversión impulsan la economía española en el segundo trimestre

La economía española tuvo en el segundo trimestre del año un crecimiento del 1%, una décima más que en los tres primeros meses de 2015, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En términos interanuales el PIB creció un 3,1%, cuatro décimas más que en el trimestre anterior, y encadena ocho trimestres consecutivos en tasas positivas. Es el mayor avance desde finales de 2007, con lo que recupera los niveles previos a la crisis.

El crecimiento de la economía española duplica el que ha tenido la Unión Europea (0,4%) y lo triplica en el caso de la Zona Euro (0,3%) según los indicadores adelantados por Eurostat. Alemania y Reino Unido crecieron más que de enero a marzo (0,4% y 0,7% frente al 0,3% y 0,4% respectivamente), mientras que Francia, Holanda e Italia tuvieron crecimientos inferiores (0,0%, 0,1% y 0,2% frente al 0,7%, 0,6% y 0,3%).

 Producto Interior Bruto

Fuente: INE

Causas del crecimiento

El consumo interno y la inversión privada han sido los principales impulsores. El gasto de las familias subió un 1%, tres décimas más que de enero a marzo, 3,5% en tasa interanual. Por el contrario, el gasto de las Administraciones Públicas se desaceleró 1,3 puntos, y experimentó una tasa intertrimestral del 0,4%.

La inversión contribuyó al PIB con un incremento del 2%, seis décimas más que en el primer trimestre, y un 6,1% de avance en tasa interanual. Los bienes de equipo, sobre todo en medios de transporte, tiraron del segmento.

El sector exterior también mejoró su comportamiento, pero continúa en tasas negativas. La demanda exterior está en el -0,2% frente al -0,4% del trimestre previo. Las exportaciones de bienes y servicios aumentaron un punto hasta llegar al 6%, mientras que las importaciones subieron un 0,2%, del 7 al 7,2% a pesar de la bajada del precio del petróleo y del año récord del turismo español.

Demanda nacional y exterior

Fuente: INE

El crecimiento de la economía española tuvo también su impacto en el empleo que registró un avance del 2,9% en términos anuales y una creación neta de 477.400 empleos. En periodo trimestral tuvo una variación del 0,9%, una décima superior a la del trimestre anterior. Todos los sectores tuvieron creación de empleo, especialmente la industria manufacturera, con una progresión del 1,6%, y agricultura, que pasa del -5,4% al 0,4%.

Los buenos datos del PIB en el segundo trimestre hacen prever al Ministerio de Economía y Competitividad que de julio a septiembre se mantendrá el ritmo de crecimiento, aunque China haya devaluado su moneda y generado dudas en la economía mundial. Indicadores como el índice de producción industrial, la matriculación de vehículos, la compraventa de viviendas o la confianza del consumidor apuntan a ello.

 

 

 

 

 

 

El 40% de los europeos dedica menos tiempo al ocio

El cambio en los hábitos de los consumidores de los últimos años ha repercutido en todo tipo de ámbitos, entre ellos, el tiempo que dedican a diferentes actividades como el ocio, el deporte o la culturaEl Observatorio Cetelem Consumo Europa 2015 ha estudiado cuáles son las actividades a las que más horas dedican los ciudadanos de varios países europeos y los resultados son, cuanto menos, sorprendentes.

El primer dato que se extrae del informe es que desde hace cinco años, el 41% de los europeos afirman que dedican menos tiempo al ocio y a la práctica de deportes o actividades culturales, además de al bricolaje, viajes, al bienestar o al descanso.

 Observatorio Cetelem Consumo Europa 2015

España, a la cabeza en reducción de ocio

Esa reducción es algo desigual en función del lugar: los países donde el porcentaje de gente que afirma haber reducido su tiempo al ocio es superior al 40% son España, Portugal, Hungría y Rumanía, pero sobre todo en Italia donde la tasa se acerca al 60%. Ese bajón en el tiempo se debe a causas como la falta presupuestaria de los hogares, pero tampoco hay que olvidar otros factores como una menos disponibilidad anímica y efectiva.

Solo el 15% de los europeos afirma haber aumentado su tiempo dedicado al ocio siendo los países que más han aumentado ese tiempo Alemania, Polonia y Francia.

Tiempo para amigos y familia

En cuanto al tiempo dedicado a amigos y familiares, cerca del 60% subraya que el tiempo se ha mantenido estable en los últimos cinco años, un 23% afirma haber aumentado ese tiempo y un 19% haberlo disminuido.

El país donde más ha disminuido el tiempo que se pasa con sus amigos y conocidos es, muy por encima del resto de países, Hungría con un dato del 42%. En el otro extremo, el país que más ha aumentado su tiempo dedicado a sus amistades ha sido Polonia, con un 30%.

El 70% de los consumidores se fijan en el precio de los productos a la hora de elegir supermercado

El precio sigue siendo el factor determinante a la hora de adquirir un producto en un establecimiento u otro. Según un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre los hábitos de consumo, a la hora de elegir supermercados para hacer la compra, el 70% de los encuestados afirma elegir un comercio en función de los precios de los artículos que van a adquirir.

Pero ese no es el único aspecto para elegir entre comercios. En segundo lugar,  un 66% aseguran basarse en la proximidad del supermercado. Otros condicionantes son la variedad de productos (59%), la higiene (41%), la frescura de los productos (37%), las marcas más económicas (36%) y por último la calidad del producto (23%).

Preguntados sobre donde realizan habitualmente las compras, el 84% aseguró realizarlas en el supermercado, aunque las típicas tiendas de barrio siguen resistiendo gracias a nuevos comercios emergentes, como los establecimientos delicatesen o especializados.

El estudio también preguntó sobre las marcas de los alimentos adquiridos por el consumidor. Según la OCU, debido mayormente a la crisis, el consumo de marcas blancas ha aumentado un 45% en los últimos años. Por el contrario, las familias que han reducido su compra solo ha sido un 9%.

Aumento del consumo de frutas y verduras

Por otra parte, desde la organización aseguran que el hábito de consumo de alimentos ha cambiado en estos dos últimos años. El consumidor se decanta más por comer comida sana como fruta, verduras o pescado y ha disminuido la compra de bollería industrial o bebidas azucaradas.

Hábito de consumo de alimentos. OCU

Gráfico: OCU

De esta manera, el 39% de los encuestados aseguran que en estos dos últimos años han comprado más frutas y verduras, mientras que la adquisición de bollos y postres se ha reducido en un 63%.

En este sentido, el 64% de los encuestados lee siempre o casi siempre el etiquetado de los productos donde aparecen el índice de calorías, la sal, grasas saturadas y sólo un 5% lo ignora.

¿Cuánto tiempo dedican los europeos a las compras?

Existen diversos factores que ralentizan o aceleran la toma de la decisión de comprar (o no comprar) un bien o un servicio. Los cambios en el consumo que han originado la crisis y la irrupción del ecommerce han propiciado que los tiempos se acorten o se alarguen, dependiendo de la categoría que se analice.

Según el Observatorio Cetelem Consumo Europa 2015, la mitad de los consumidores afirman haber cambiado “sus tiempos” a la hora de comprar en los últimos cinco años. Los consumidores reconocen emplear diferentes tiempos para cada compra pero aseguran sentirse en la media.

 ¿Cuánto tiempo dedican los europeos a las compras? Observatorio Cetelem

Los productos que menos tiempo de reflexión requieren por los consumidores son los de alimentación, textil y los artículos de bricolaje y de jardinería. El tiempo medio es de entre una hora y media a dos horas. El tiempo se eleva un poco más, hasta las dos horas y media, cuando se trata de mobiliario y decoración para el hogar.

 ¿Cuánto tiempo dedican los europeos a las compras? Observatorio Cetelem

Por último los productos que más tiempo llevan al consumidor son los electrodomésticos como televisores, equipos Hi-Fi o vídeo. El tiempo supera las tres horas de media pero existen grandes diferencias entre países en esta categoría. Por ejemplo, los portugueses y los alemanes son los que más tiempo dedican superando incluso las cinco horas. En el otro lado de la balanza, los húngaros que solamente dedican una hora y media.

Entre los factores que aceleran la toma de la decisión está la información que el consumidor percibe recibir de manera más rápida: los comparadores de precios, los blogs o la accesibilidad a la información dan al consumidor la sensación de estar informado y la sensación de comprar mejor y más rápido.

¿Cuánto tiempo dedican los europeos a las compras? Observatorio Cetelem

El comercio minorista aumenta sus ventas un 3,7%

El comercio minorista aumentó su ventas un 3,7% en el mas de marzo si lo comparamos con el mismo mes del año anterior. Con este resultado, el consumo lleva siete meses consecutivos de crecimiento y ha aumentado un 1,2% respecto al mes de febrero, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Eliminados los efecto estacionales y de calendario del Índice General de Comercio Minorista (ICM), el mes de marzo presentó una subida de un 2,8% respecto al año anterior y un 0,3% si lo comparamos con el mes de febrero.

El comercio minorista aumenta sus ventas un 3,7%

Fuente: Instituto Nacional de Estadística.

Por modos de distribución, es decir, según las características del comercio (gran cadena, comercio…), el INE asegura que todos los comercios han experimentado un crecimiento excepto las grandes cadenas que hay descendido un 1,5%.

En cuanto al crecimiento destacan las empresas unilocalizadas, conocidas popularmente como tiendas de barrio, cuyo consumo se ha visto aumentado un 0,7% respecto al mes anterior. Por otra parte las grandes cadenas también experimentan un aumento del 0,5% y las grandes superficies apenas han variado (crecimiento del 0,1%).

El comercio minorista aumenta sus ventas un 3,7%

Fuente: Instituto Nacional de Estadística.

Resultados por comunidades autónomas

Segmentado por comunidades autónomas todas ellas experimentan un aumento considerable, sobre todo Islas Baleares (7,6%), Cantabria e Islas Canarias, ambas con un 5,5%. Por su parte, la única que desciende es País Vasco que lo hace en un 0,3%, mientras que 9 regiones se encuentran por debajo de la media nacional del 3,7%, donde destacan algunas como la Comunidad Foral de Navarra (2,9%), Andalucía (2,7%) o La Rioja (2,3%).

El comercio minorista aumenta sus ventas un 3,7%

Fuente: Instituto Nacional de Estadística.

Evolución del consumo en Europa I: progresa la compra online

En los últimos años los cambios en las tendencias y en los patrones de consumo se han manifestado en todos los países europeos, pero evidentemente, no todos los países han sufrido la crisis económica de la misma manera ni sus ciudadanos han adoptado los mismos modelos de consumo.

El Observatorio Cetelem de Consumo Europa 2015, estudia el caso concreto y diferenciado de los principales países del continente europeo. Concretamente, Portugal, Reino Unido, Francia, Alemania, Bélgica, Italia, República Checa, Polonia, Eslovaquia, Hungría, Rumanía y por supuesto, España, son los países analizados.

Alemania, economía sólida

Centrándonos en Alemania, podemos destacar la solidez de su economía y la buena percepción que los alemanes tienen sobre la situación de su país. Una baja tasa de desempleo y una mejora en los salarios, hacen que muchos de los consumidores alemanes afirmen estar mejor que hace cinco años. Entre las nuevas formas de comprar que están adoptando los alemanes, destaca la compra de producto nuevo por internet, que progresa de manera sostenida y de manera muy relevante.

Evolución del consumo en Europa Alemania

Eslovaquia, pequeña mejoría

Otro de los países estudiados es Eslovaquia donde los ciudadanos comienzan a percibir una pequeña mejoría en la economía de la nación y con esa mejoría, comienzan a desarrollarse nuevas formas y hábitos de consumo.

Los eslovacos afirman consumir como capricho y para alcanzar un mejor estatus social. Mucho de ese consumo comienza a efectuarse en la red, aunque una parte de la población afirma no tener tiempo para comprar por internet, las ventas online han progresado exponencialmente.

Evolución del consumo en Europa Eslovaquia

Polonia, el más dinámico

Polonia por su parte, es uno de los países con más dinamismo económico de los estudiados en el Observatorio Cetelem, de hecho, es el único país que no ha conocido la recesión desde 2006.

En el campo de los hábitos de consumo, al igual que la media de Europa, las ventajas y la facilidad de acceso a tiendas, el ahorro de tiempo en las compras en grupo, la compra de producto nuevo en internet y el sistema de recogida (drive) han supuesto las principales razones del cambio en las costumbres de consumo.

Evolución del consumo en Europa Polonia

Reino Unido, buen estado de ánimo

Reino Unido, uno de los países con más peso en Europa, registra un buen estado de ánimo tanto en las familias como en las empresas. La valoración de la economía por parte de los ciudadanos es alta, llegando incluso a valores anteriores a la crisis, pero aun así el consumo y la intención de compra siguen siendo moderados.

La huida de los consumidores de los gastos superfluos y el consumo más “razonado” son una de las principales características actuales del modelo de consumo en Reino Unido, además de la gran presencia de la tecnología y del consumo digital, dos ámbitos en los que el país anglosajón es líder.

Evolución del consumo en Europa Reino Unido

República Checa, mayor confianza

El auge del mundo digital es uno de los denominadores comunes que se encuentran en todos los países europeos, como en la República Checa, donde las compras de productos nuevos en internet y el drive van viento en popa.

Una mejorada confianza en la situación del país y que un tercio de los checos hayan experimentado mejoría en su situación financiera en los últimos 5 años, son dos de los principales rasgos obtenidos del análisis.

Evolución del consumo en Europa Republica Checa

Rumanía, fuerte intención de compra

Por último en este análisis detallado país por país, estudiamos el caso de Rumanía. Desde 2010 el país está viviendo una recuperación y un crecimiento que hace olvidar la austeridad sufrida entre los años 2009 y 2010. Con una tasa de desempleo del 7% y una nota sobre la situación del país cada vez mejor, actualmente las intenciones de compra son fuertes en el país.

Entre las características principales del consumidor rumano, está el hecho de que no les gusta perder el tiempo a la hora de comprar, las compras en tienda retrocede menos que en otros países pero a su vez, las compras por internet aumentan significativamente. El precio y el origen y composición de los productos siguen siendo un valor importante que se tienen en cuenta, como lo son también las nuevas posibilidades que ofrece el mundo digital.

Evolución del consumo en Europa Rumania

8 de cada 10 europeos declaran estar “más atentos al precio” que antes de la crisis y “hacer más compras inteligentes”

La crisis económica ha tenido diversos efectos en la manera de comprar de los consumidores europeos. Según el Observatorio Cetelem Consumo Europa 2015, las dificultades económicas y las previsiones de futuro han hecho que el 62% de los europeos afirmen que “su manera de comprar ha evolucionado en los últimos 5 años”.  Esa evolución se fundamenta básicamente en que a día de hoy los consumidores afirman estar más atentos al precio y comprar de manera más inteligente. 8 de cada 10 lo afirma, desde luego una amplia mayoría.

1

La mayoría de los consumidores, al ser preguntados por los cambios que más han experimentado, confiesan mirar más el precio y que también intentan utilizar las ventajas de internet y las nuevas tecnologías móviles para realizar compras, concretamente lo afirma un 73%. Este dato es aún más alto en las generaciones más jóvenes,  que incluso supera el 80%.

El ranking se completa por el interés que el consumidor afirma tener en la procedencia y composición de los productos y en la prórroga que afirma dejar para las comprar más importantes. Así, 2 de cada 3 europeos afirman prestar más atención que hace 5 años a estos aspectos, en particular los italianos, los rumanos, los checos y los eslovacos. Esta tendencia no varía según la edad y es compartida tanto por hombres como por mujeres.

En cuarto lugar, pero en una posición cada vez más importante, figura la preocupación por el impacto medioambiental que tienen los productos, un valor que en este caso importa más a las mujeres. Así, el 63% de ellas afirma tenerlo en cuenta, frente al 57% de los hombres.

En general, se observa que la influencia de internet tiene un valor muy importante y ha favorecido en gran medida a cambiar los patrones de consumo de los europeos. Este influjo es bastante mayor en los jóvenes. Y es que, tal y como se puede ver en el siguiente gráfico, las respuestas sobre nuevas tecnologías y las nuevas formas de comprar disminuyen a medida que aumenta la edad del encuestado.

2

Sin embargo, lo que sí es un rasgo vertebral y común a todas las edades son las pautas que se refieren a la mayor atención por los precios, el impacto medioambiental y la preocupación por la procedencia y la composición de los productos.

3