“Nunca ha habido un momento tan bueno para adquirir un vehículo como ahora”, entrevistamos a David Barrientos, Director de Comunicación de ANFAC

29 noviembre, 2013

Entrevista incluida en la edición 2013 del Observatorio Cetelem del Automóvil en España

Ante este periodo de crisis, el sector del automóvil ha sufrido cambios importantes, ¿Percibe que se está construyendo un nuevo modelo?

Sí, estamos ante la oportunidad de relanzar ese nuevo modelo productivo para apoyar la economía española, que se recupere el consumo y la confianza en el consumidor, y volvamos a unos niveles internos de adquisición de vehículos, porque una de las principales magnitudes para ver cómo está la economía española es la compra de vehículos, la compra de bienes duraderos, y el bien duradero por excelencia es el vehículo. Cuando empecemos a atisbar una recuperación del consumo de vehículos, seguramente la recuperación económica esté más cerca, de ahí que medidas como los planes que se han puesto en marcha, – Pive y el Plan Pima Aire- , aparte de sostener el mercado, provocan unos efectos colaterales muy importantes no solo a la economía española sino también a la sociedad. El automóvil tiene un efecto multiplicador, porque cuando alguien compra un coche compra seguros, financiación, componentes, etc.; esto deriva en una generación en la actividad económica de un valor por encima de los 4.000 millones de € para la economía española y una recaudación fiscal por encima de los 150.000 Millones €. Esta actividad está generando un mayor tráfico en concesionarios, la gente vuelve a los concesionarios, todavía no en la magnitud que nos gustaría. La recuperación todavía no ha llegado pero está más cerca.

David Barrientos, Director de Comunicación de ANFAC


¿Cómo definiría las políticas comerciales que se llevaban a cabo entonces, estábamos en un entorno muy agresivo?

Bueno, en cuanto a los precios, la evolución ha sido francamente significativa en el mercado español, nunca ha habido tan buen momento para adquirir un vehículo como lo es ahora.

¿Cómo estaba el precio en 2007?

Adquirir un vehículo hoy cuesta aproximadamente un 15% menos con respecto a 2007, y además equipado con el doble de tecnología, tanto de seguridad como medioambiental. Por ejemplo, adquirir hoy un vehículo que costase 17.000€ hace 5 años, costaría hoy 14.000€ En cuanto a las redes comerciales, en un contexto en el que existía mayor fluidez del tráfico y predisposición a la compra, resultaba menos difícil vender vehículos. Hoy sin embargo, hay que hacer un esfuerzo para vender esos vehículos, y concesionarios y redes comerciales están aprendiendo de esa situación, focalizando en la formación de los empleados porque la venta hoy es mucho más complicada que hace 5 años.

La situación ha afectado a las ventas de vehículos y por tanto a los propios puntos de venta…

Así es, y evidentemente la dimensión de la red de concesionarios se ha reducido por el efecto de la crisis. Se ha dado una nueva situación donde el consumo ha caído en picado, y la red comercial se ha tenido que ajustar.

Esta nueva forma de consumo, se traduce en que un cliente, a la hora de comprar un coche, ¿tiene más en cuenta lo racional sobre lo emocional?

Creo que la decisión del consumidor en cuanto a la compra del vehículo sigue siendo fundamentalmente emocional, pero ha habido otras magnitudes que han tomado mayor peso en la escala de prioridades. El factor precio en una época de crisis influye mucho, pero los elementos de seguridad cada vez influyen más; cuando alguien compra un coche también piensa que para llevar a su familia, cuanto más seguridad lleve el vehículo mejor, y los aspectos medioambientales también van ganando terreno. Pero creo que la compra del coche todavía sigue teniendo parte emocional porque a la gente le gusta ir al concesionario, probar el coche, etc.

A la hora de comprar un coche, ¿cuáles son los canales informativos que utilizan los consumidores, los tradicionales o nuevas tecnologías: internet, redes sociales, etc.?

El peso de internet para la búsqueda de información cada vez es mayor. El consumidor que va al concesionario quizá ya no va tanto en busca de información, sino para tener una opinión que le ayude a tomar su decisión. El comprador que acude hoy al concesionario es un cliente mucho más informado, de ahí que la formación de las personas que trabajan en los concesionarios para vender se tenga que reforzar.

Abordando el tema de las ayudas al sector, que tienen un impacto muy positivo ¿Considera que otros sectores pueden sentirse agraviados por no contar con este tipo de ayudas del gobierno?

Quizá, pero hay que preguntarse por qué el automóvil, y es por el efecto multiplicador que tiene; capaz de generar más de 4.000 millones de euros, un sector que impacta directamente en otros 12 áreas de actividad, una recaudación de más 1.500 millones de € para la Hacienda Pública, y además permite seguir atrayendo inversión al país. Estas iniciativas tienen un efecto de visibilidad internacional muy importante, somos un país fabricante de vehículos y están decidiendo adjudicar nuevos modelos y carga de trabajo, es decir, creación de empleo. No en vano, el sector del automóvil ha creado en el primer semestre – en las fábricas de automóviles- 2.400 empleos. Creo que se debe apostar por unos sectores que pueden aportar más a la economía española y a la sociedad en general.

Hemos comentado que es un sector muy competitivo, ¿cómo analiza la incipiente presencia de marcas asiáticas en el sector de la automoción?

Desde el punto de vista de producto no hay tanta presencia de marcas nuevas chinas, desde el punto de vista de capital es verdad que hay algunas empresas que están invirtiendo o adquiriendo paquetes accionariales de otras compañías para introducirse en Europa. Particularmente, no estoy viendo en el mercado español y en el mercado europeo una proliferación de marcas o productos chinos o indios; por qué, porque las exigencias medioambientales y de seguridad que se marcan en la UE son de las más altas del mundo. Creo que el consumidor español y europeo sigue decantándose por coches europeos.

¿Cómo se plantea el sector de la distribución las nuevas políticas comerciales, la búsqueda de nuevos clientes, etc.?

Creo que la red comercial irá evolucionando hacia una mayor cercanía al cliente, una mayor formación en venta; en entornos de crisis la sociedad cambia, quiere y demanda otra serie de cosas, y las redes comerciales tendrán que adaptarse a esas nuevas necesidades de la sociedad del siglo XXI.

Para finalizar, en ese futuro, ¿qué tendrá mejor cabida el vehículo nuevo o el de ocasión?

Creo que será un mix. El vehículo nuevo tendrá un papel con mayor presencia que ahora con respecto al de ocasión, pero creo que el vehículo de ocasión jugará también su papel. A todos nos interesa que haya un mercado de segunda mano dinámico, un mercado importante de vehículos de menos de 5 años, porque lo contrario supondría una antigüedad del parque que no es buena. El vehículo nuevo irá ganando presencia a medida que vaya habiendo una recuperación económica, y el de ocasión jugará también un papel muy importante sobre todo en ese tramo de uno a tres, o de uno a cinco años.

¡Síguenos en Twitter para estar al tanto de todos los artículos del Observatorio!

Quizá te interese

Hábitos de consumo de los españoles El mayor desembolso por parte de los consumidores españoles está en la realización de reformas y en el ocio, informes de consumo elaborados por  El Ob...
Gasto de los gallegos en Navidad 2017 Gasto de los gallegos en Navidad 2017 Observatorio Cetelem Estacional 25 enero, 2018 Los gallegos gastaron de media un 24% menos en las compras de ...

¿Necesitas información más personalizada?

liliana-marsan

Liliana Marsán, responsable del Observatorio Cetelem, atenderá tu consulta.

Cetelito

Observatorio Cetelem, Informes de consumo y distribución

El Observatorio Cetelem es un proyecto de Cetelem (BNP Paribas Personal Finance) creado en los años 80 para la realización de informes de consumo y distribución.

Se publica en 14 paises: Alemania, Argentina, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Hungría, Italia, Polonia, Portugal, República Checa, Rumanía, Eslovaquia y Turquía.