¿Cuánto gastan los españoles en ocio?

12 julio, 2018

Llegan las vacaciones y con ellas aumenta la cantidad de horas que se le dedica al ocio y tiempo libre, algo que en invierno, por culpa del frio y de las escasas horas de luz, disminuye en gran medida.

Es por esto que la intención de gasto en verano es una de las ramas de la economía que más aumenta.

Si a lo anterior le sumamos la recuperación económica que ha situado a España en una puntuación de 5,7, lo que significa un aumento desde 2016 del 0,4, no resulta tan raro que los españoles sean de los que más gastan.

Tanto es así que la intención de gasto es la más alta desde hace 10 años, según el Informe del Observatorio Cetelem de Consumo.

El problema en cuestiones de consumo es que no siempre sigue una misma dinámica, es decir, cambia al mismo tiempo que lo hace la sociedad. Cada día puede interesar una cosa completamente distinta en la que invertir el dinero.

Según la encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre los presupuestos familiares, el gasto medio en ocio y cultura es de 1.791 euros. Una cifra bastante superior de la que se destina a los muebles y artículos del hogar que se queda en 1.242 euros.

 

¿En qué gastan dinero las familias españolas?

En cuanto a las diferentes categorías de ocio, aquella que obtiene el mayor porcentaje de intención de compra es el sector del viaje, aunque va muy seguido de las salidas a restaurantes.

En este último caso, son el 60% de los encuestados los que afirman que tienen la idea de acudir a estos establecimientos en algún momento.

Ir de compras se posiciona en tercer lugar con un 45%, lo que supone 4 puntos porcentuales más que en los años anteriores. Por lo tanto, son los sectores de ocio más personales los que han sufrido el mayor aumento.

En el lado contrario se encuentran el cine y el teatro. Las que antes solían ser las escapadas más llamativas para la población, ahora se mantienen en un segundo plano con un 43% y el 14%, respectivamente.

Según el Informe del Observatorio Cetelem Estacional, este año el 22,4% tiene la intención de gastar más que el año anterior, mientras que el 49% augura que mantendrá el gasto para estas vacaciones veraniegas.

Conforme a esto, son muchos los estudios realizados para averiguar cuál es el gasto exacto de los españoles en determinados sectores. Por ejemplo, una décima parte del presupuesto español se destina a los restaurantes y bares.

Es más, especifican que al día se llegan a gastar más de 5 euros, lo que al año supone una cifra de hasta 1.859 euros en hostelería. Y es que, con el buen tiempo, las terrazas se llenan de gente y salir a comer o cenar fuera se convierte en una rutina.

El gasto que se realizará en viajes va desde los 825 euros hasta los 1.200 euros. Esta última cifra ha descendido con respecto al año anterior.

Pero no está sujeto a ningún tipo de problema, sino que las intenciones siempre suelen ser mucho más bajas de lo que en realidad se acaba gastando.

Esto se debe a que al coste de viaje hay que sumarle el dinero que en el lugar de destino se invierta en acciones de ocio, como pueden ser las compras, las salidas a bares o la realización de actividades.

En cuanto al sector del ocio y la cultura, hay que decir que, según el informe del INE citado con anterioridad, el 7,3% de las compras se han realizado por la web. Más del doble que las compras de ropa que se hacen por internet, que supusieron un 3% del total.

Hablando de ropa, otro de los entretenimientos más comunes son las salidas para comprar este tipo de producto. ¿Traducido a euros? Un español puede gastar al año alrededor de 450 euros en compras de este tipo. ¿A la cabeza? Madrileños, vascos y los habitantes de las Islas Baleares.

Si nos centramos en el sector cultura, descubrimos que cada español gasta una media de 38 euros en visitas al cine y un total de 20 euros en la compra de libros. A pesar de considerarse cifras altas, siguen siendo escasas para lo que el sector busca conseguir.

Como diría un castizo, los españoles son más de bares que de libros. De hecho, gastamos en cultura cuatro veces menos que en cañas y tapas.

Otras actividades como las visitas a los museos, bibliotecas y parques zoológicos han generado un gasto global de 175,6 euros, que decrece cuando nos centramos en la unidad familiar con un gasto medio de 9,5 euros por familia y 3,8 euros por persona.

De esta forma se puede ver cómo ha ido evolucionando la intención de gasto en los diferentes sectores. A pesar de los cambios, el sector del viaje continúa siendo el más aclamado por los usuarios. Le sigue muy de cerca las salidas a bares y restaurantes. Por último, las compras se quedan en una tercera posición.

 

El ocio que prefieren los españoles

Hay dos formas de diferenciar el ocio. En primer lugar, se encuentra el ocio familiar, aquel que se realiza en conjunto y en el que se disipa el individualismo de los integrantes.

Por otra parte, está el ocio individual, que es aquel que realiza una persona siguiendo sus gustos propios.

En relación con el primero hay que decir que las actividades que más destacan son las que se llevan a cabo al aire libre o suponen un desplazamiento desde la casa familiar. Son el cine, el teatro y las visitas a los parques de atracciones.

Otra de las alternativas, que se usa más en temporadas invernales, es la compra de diferentes juegos de mesa con los que pasar un buen rato sin la necesidad de salir de casa.

En cambio, si hablamos del ocio individual, son las compras, los viajes y los restaurantes los que ocupan los primeros puestos.

Leer y escuchar música son otras de las actividades que más gustan a aquellos que prefieren decantarse por un ocio más personal.

Respecto a esto, el 42,8% prefiere la música y un 42,3% la lectura. Sorprende que tan solo un 22,6% de los usuarios declare que prefiere la salida a bares o discotecas. Pero no son las únicas actividades posibles.

Disfrutar del sol y del aire libre consigue atraer a una de cada tres personas, mientras que visitar monumentos o lugares de interés turístico alcanza, tan solo, el 6%.

Por último, un 15,7% de la población prefiere conocer lugares nuevos. Así lo confirma el último barómetro del CIS sobre las actividades que realizan los españoles.

 

Menos libros y menos películas

Los españoles siguen siendo los europeos que menos van al cine. Y no es porque no guste a la mayoría sino por el precio que hay que pagar por entrada. Como demuestran las cifras, es en “la semana del cine” cuando las empresas notan el incremento de asistencia.

La forma de solucionar esto por parte de los más jóvenes ha sido la navegación por Internet. Además de poder encontrar multitud de series y películas que ver de forma gratuita, también tienen la posibilidad de chatear con amigos o distraerse viendo videos en una de las plataformas más conocidas: Youtube.

En los últimos años esto se ha convertido en todo un fenómeno. Tanto es así que, en muchas casas, el tiempo de ocio se invierte en ver a través de una pantalla a personas con las que te identificas creando contenido.

Por lo tanto, el precio tan alto de la cultura sumado a la aparición de nuevas plataformas con las que entretenerse y ver cine, han provocado el desinterés que se muestran en las cifras.

Por otro lado, la lectura se ha ido dejando atrás con el paso del tiempo, y no es que haya disminuido el número de lectores. Lo que sucede es que la gente es reticente a gastar una media de 17 euros por libro, ya que prefieren guardarlo para salir con amigos o familiares.

Es cierto que la problemática del libro también tiene mucho que ver con las pantallas digitales, ya que es mucho más fácil centrarse en eso que en comprender un libro. Esto va de la mano de la idea de que leer un libro no es ocio, sino una tarea.

Una idea que ha perjudicado en gran medida a un sector que años atrás era líder en las encuestas de ocio.

Es por esto que en los últimos meses las ventas de libros y entradas de cine han caído, y el dinero que antes se destinaba a esto, ahora se invierte en salidas y planes con amigos.

La sociedad cambia a un ritmo vertiginoso que hace que algunos no se adecuen a los nuevos tiempos. Es por esto que la forma de invertir en ocio cambia constantemente.

Hoy son las discotecas, los bares y los restaurantes los que se llevan los primeros puestos. Pero, quizás, mañana vuelvan a ser los libros, el teatro, los musicales y el cine los que triunfen en el ocio español, dándole una vuelta a la tortilla a sus propios presupuestos familiares.

 

Quizá te interese

Los polacos son los europeos más entusiastas con el coche En Polonia, los conductores encuestados por el Observatorio Cetelem declaran sentirse atraídos por los nuevos modelos y son los menos preocupados...
Ahorrar para el futuro, el mayor freno para el gasto de los consumidores menores de 35 años El estudio Consumo Europa 2017 realizado por el Observatorio Cetelem pone su foco en los menores de 35 años y cómo ve esta nueva generaci&#x...

¿Necesitas información más personalizada?

liliana-marsan

Liliana Marsán, responsable del Observatorio Cetelem, atenderá tu consulta.

Cetelito

Observatorio Cetelem, Informes de consumo y distribución

El Observatorio Cetelem es un proyecto de Cetelem (BNP Paribas Personal Finance) creado en los años 80 para la realización de informes de consumo y distribución.

Se publica en 14 paises: Alemania, Argentina, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Hungría, Italia, Polonia, Portugal, República Checa, Rumanía, Eslovaquia y Turquía.