Estructura del parque automovilístico en España

¿Cuál es la vida útil de un coche?

17 abril, 2019

Quien ha comprado un coche nunca olvida la sensación de abrir por vez primera la puerta. Ese olor a coche nuevo, como el más común de los mortales lo define, es una impresión de lo más placentera. No sólo por el olor en sí, sino también por el hecho de ser propietario. Pero, ¿cuánto tiempo va a estar ese nuevo ‘miembro de la familia’ con nosotros? Lo cierto es que el mercado del autómovil da unas pautas, pero muchos ciudadanos no acaban cumpliéndolas.

Un automóvil, como otros muchos elementos que rodean la vida de las personas, puede durar más o menos dependiendo del uso y de los cuidados que se le den. Son muchas las circunstancias que pueden condicionar el ciclo de vida de un coche.

Y es que los hábitos de consumo dependen de, por ejemplo, si hay ayudas o no para la adquisición de un nuevo coche. ¿Se acuerdan del Plan Renove o del Plan Pive? Ambos ofrecían un dinero a los propietarios de coches que sobrepasaban cierto número de años. Un hecho que, en España, mejoró las ventas y aumentó la tendencia hacia el consumo de vehículos nuevos.

¿Cuántos años puede cumplir un coche?

De enero a marzo de 2019, se han producido en España 3,1 millones de altas de vehículos, a la par que 3,2 millones de bajas. Dicho de otra manera, el saldo negativo ha sido de 53.856 unidades en lo que va de año. Un dato relevante ya que es la primera vez, desde el cuarto trimestre del año 2015, que el número de bajas supera al de altas.

Sin embargo, y a cierre de 2018, el número de matriculaciones de vehículos nuevos aumentó un 7,5%. El parque de vehículos a motor que se mueve por nuestras carreteras ha aumentado en 656.313 unidades en el último año.

A pesar de esta renovación de coches, lo cierto es que el parque automovilístico en España sigue teniendo una edad que está por encima de lo aconsejable. Los expertos dicen que, a partir de ocho años, los ciudadanos deberían estrenar coche. Hay quien alarga un par de años más la fecha límite. Pero, por término medio, esa tendencia de consumo la solemos estirar, por lo menos, hasta los catorce años.

Estructura del parque automovilístico en España

Los motivos de este alargamiento de vida suelen ser de lo más variado. Hay, por ejemplo, quien está enamorado de su coche y le cuesta desprenderse de él. Otros, sin embargo, no tienen la suficiente capacidad económica para afrontar un gasto de tal magnitud (y anhelan como agua de mayo las ayudas del Gobierno para dar el paso).

Luego están los indecisos que no saben qué coche comprar, dónde, y por supuesto, cómo financiarlo. Dudas ‘existenciales’ que, a raíz de los cambios legislativos en contra del diésel (hasta ahora el favorito de quienes circulan por España), ha añadido una nueva adquisición: qué tipo de coche comprar.

La vida útil del coche

En España, no son pocos los ciudadanos que prefieren ir al taller antes que al concesionario. En su mente está alargar la durabilidad de su coche cuanto más tiempo posible, mejor. Una ‘política’ que no siempre resulta barata.

Y es que, que un coche dure más o menos, depende básicamente de tres factores: uno de ellos es el kilometraje; otro, el cuidado que se le dé; y, el tercero, el agotamiento en sí mismo del vehículo.

El ciclo de vida de un coche en kilómetros

Si nos centramos en coches diésel y gasolina, los más habituales en nuestras carreteras, su edad de jubilación puede superar los 300.000 kilómetros para los primeros, y los 200.000 kilómetros para los segundos. En general, hay quien considera que un coche es viejo a partir de los 150.000 kilómetros.

Sin embargo, hay muchos propietarios de vehículos que su kilometraje anual suele ser bastante escaso, no llegando siquiera a los 10.000 kilómetros. De hecho, y para estos conductores, han surgido compañías de seguros en las que el tomador del seguro paga según el número de kilómetros que le hace al vehículo.

Para que el coche tenga una vida más larga, es recomendable cambiar el aceite y los filtros (cada 15.000 kilómetros), las pastillas de freno (entre 20.000 y 40.000 kilómetros), y la batería (cada cinco años), por norma general.

Cuidados que harán que la conducción sea lo más placentera posible, evitando posibles sustos y averías. Los expertos lo tienen claro: cuando la reparación de un coche, más otros gastos periódicos de mantenimiento como los anteriormente reseñados, se aproximan en un 80% al precio que puede valer un coche nuevo o de segunda mano, es el momento de darle el ‘adiós’ al viejo coche, y pensar en adquirir otro (nuevo o de segunda mano).

¿Ventajas de comprar, sobre todo, un coche nuevo? La primera, y la más importante, es la seguridad. La propia, como la de terceros. La segunda, la relacionado con el medio ambiente. Un coche nuevo emite menos gases perjudiciales para la atmósfera. Una ‘batalla’ que los coches antiguos tienen perdida frente a los nuevos.

El bolsillo, aunque en un principio pueda parecer que se resiente, a la larga no es así. Las averías, cada año que pasa, suelen ser más caras. Además, los nuevos motores consumen bastante menos que los antiguos, lo que reduce el precio por viaje realizado y alarga las visitas a los centros de repostaje de carburante. Y la conducción es más placentera, no sólo por la comodidad de los nuevos materiales (asientos…) sino también por la conectividad.

Previsiones de compra

Según el Observatorio Cetelem Motor 2019, documento elaborado a partir de 2.000 encuestas, aquellos españoles que quieren cambiar de coche en este año tienen previsto gastar una medida de 22.217 euros, cantidad que representa un 4% más que el gasto previsto en 2018.

¿Y qué tipo de coche tienen ya metido en su mente? La práctica mayoría, casi un 90%, optará por un coche nuevo. Entonces, la media a gastar será de 24.465 euros. Sin embargo, uno de cada cinco ciudadanos optará por uno usado, siendo entonces el gasto bastante inferior. Más o menos, la mitad: 12.469 euros.

Que un coche sea usado no significa que tenga más años que la Maricastaña, como decían los abuelos. Hay coches de segunda mano que pertenecen a flotas de empresas y que, a los dos o tres años, suelen renovar. O coches de particulares que, en esos mismos periodos de tiempo, se ponen en el mercado entre otras razones porque, cada año que pasa, el coche pierde valor, y hay propietarios que prefieren sacar más por su vehículo para, así, optar a otro diferente.

En España, en la actualidad, casi el 50% de los coches que circulan tienen menos de cinco años. La mitad son diésel (50,7%). A continuación, los que llevan motor de gasolina (45,3%), los híbridos (2,9%), los GLP (0,7%) y los eléctricos (0,4%).

Sin embargo, esta línea de compra está cambiando a partir de lo que los expertos en el mundo de la automoción han denominado como la ‘demonización del diésel’. Mientras que en anteriores Observatorios del Motor de Cetelem predominaba el hecho de querer comprar un coche diésel, en el estudio de 2019 el favorito ya no es el también conocido como gasóleo, sino los híbridos (un 37% de los residentes en España tienen previsto comprar este tipo de vehículo).

El diésel sigue estando entre las preferencias, pero ha bajado a un 20% (en 2018 ese porcentaje estaba en el 52% mientras que los híbridos sólo eran pretendidos por un 2%). Por tanto, el cambio ha sido más que significativo.

Los coches con motor de gasolina todavía tienen sus adeptos, ya que el 20% opta por esta opción, mientras que los eléctricos hacen ‘tilín’ al 12%, y los de Gas Licuado del Petróleo (GLP), a un 2%. Hace un año, el 45% de los compradores optaron por uno de gasolina, mientras que los eléctricos sólo estaban en el pensamiento del 1%.

Tipos de combustible que utilizan los coches en España

Se abren paso los coches híbridos y eléctricos

Este significativo cambio también tiene que ver con el cambio en la mente de los compradores acerca de su conciencia medioambiental. Atendiendo al Observatorio Cetelem del Motor 2019, la mitad de los encuestados subraya que cambiará de vehículo para adaptarse a la normativa sobre distintivos ambientales. De esta manera, podrán circular por sitios en los que cada vez será más difícil hacerlo, sobre todo para aquellos coches con más antigüedad (el caso más claro es Madrid Central).

Para finalizar, subrayar cuáles son los cuatro pilares que hacen que un ciudadano de España se decante por un determinado vehículo nuevo u otro. Estos son: el precio, la vida útil del vehículo, las funcionalidades y la propia marca. No son los únicos, ya que, aunque en menor medida, también les suelen interesar que no dañe el medio ambiente, el diseño novedoso, y que la empresa realice acciones de solidaridad.

¿Y a dónde van a acudir? Ahí los hábitos y las tendencias de consumo no varían. El concesionario monormarca sigue siendo el establecimiento preferido, seguido por el concesionario multimarca y la compra-venta de segunda mano. Eso sí, antes de dar el paso, preferimos informarnos. Internet es el canal favorito, y seguimos fiándonos de los consejos de los amigos, y del vendedor. Las webs de las propias marcas es el primer lugar a donde vamos, seguidas de las de motor/coches, webs comparativas y de opiniones, y las de los concesionarios.

Quizá te interese

El gasto en Navidad de los valencianos   El gasto en Navidad de los valencianos Observatorio Cetelem Estacional 25 de enero, 2019 Los consumidores valencianos contienen el gast...
¿Cómo está siendo la evolución del ahorro de los españoles? La economía española creció un 0,5% durante el segundo trimestre de 2019 y el gasto medio de los hogares subió un 2,3% rozando los 30.000 euros. Son d...

¿Necesitas información más personalizada?

liliana-marsan

Liliana Marsán, responsable del Observatorio Cetelem, atenderá tu consulta.

Cetelito

Observatorio Cetelem, Informes de consumo y distribución

El Observatorio Cetelem es un proyecto de Cetelem (BNP Paribas Personal Finance) creado en los años 80 para la realización de informes de consumo y distribución.

Se publica en 14 paises: Alemania, Argentina, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Hungría, Italia, Polonia, Portugal, República Checa, Rumanía, Eslovaquia y Turquía.