portada_financiacion_online

Tipos de financiación de las empresas | El Observatorio Cetelem

18 octubre, 2018

10 tipos de financiación

 

¿Cuáles son los principales tipos de financiación de las empresas? Los tiempos cambian, y con ellos lo hacen los modelos económicos, que para bien o para mal suelen evolucionar a golpe de descalabro financiero. Así, con la crisis de 2008 hubo que replantearse el tejido empresarial y la forma de subsistir, de financiarse para reinventarse (verbo que nació de la necesidad) en el mercado y sobrevivir a la debacle. La crisis económica, acompañada de la crisis financiera, ha dado un vuelco al ecosistema empresarial español y al papel que juega la banca tradicional en el mismo, abriendo nuevos caminos como la financiación online.

Y en la actualidad nos enfrentamos a un escenario similar. Causado por una crisis socio-sanitaria, esa es  la diferencia, pero con idénticas implicaciones económicas. El panorama empresarial está devastado a todos los niveles y en casi todos los sectores, pero hay que resurgir, hay que levantarse, una vez más hay que reinventarse.

La destrucción de empleo desde 2008, que alcanzó los 3,8 millones de puestos de trabajo, ha cambiado el modelo de los ciudadanos de proyectar su camino transformando el escenario empresarial y laboral español en una red tejida por pymes, autónomos, emprendedores y startup.

Formas de financiación empresarial

Los tiempos de las financiaciones únicas mediante créditos bancarios quedaron atrás. Sigue siendo una de las opciones habituales y válidas, pero ni mucho menos las únicas y a menudo ni siquiera las principales vías de financiación de las nuevas empresas. El escenario ha cambiado, y también las formas de financiarse. Sobre todo en el curso de la última década, cuando las dificultades obligaron a los emprendedores y nuevos empresarios, los creadores de las startups, a agudizar su ingenio en la búsqueda de nuevas vías para financiar sus proyectos. Era el inicio de una nueva época empresarial y financiera.

Y es que la escalada de morosidad durante la crisis, la exigente y abundante regulación bancaria impuesta desde Europa que exige grandes colchones de capital para provisionar los riesgos y por consiguiente, el encarecimiento para la banca que supone asumirlos, hace que las entidades se decanten por los clientes más solventes.

Así las cosas, veamos algunas de esas formas actuales de financiación de las empresas que escapan del sector financiero tradicional.

Financiación para pymes

Las pequeñas y medianas empresas, pese a la humildad que conlleva su nombre, suponen en la actualidad el 99,98% del total de las compañías que hay en España, es decir, 2.876.302 sociedades a mayo de 2018, según los últimos datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. 

Las pymes crean el 74% del empleo del país, situando a España como la economía de Europa más dependientes de este modelo de empresa.

Financiación para autónomos

Los autónomos también juegan un papel relevante en la economía del país, donde llegan a suponer el 17,3 por ciento del total del número de empleados que hay en España. A junio de 2018, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) aumentó su número de afiliados en 68.880, hasta alcanzar los 3,27 millones en el segundo trimestre del año.

Financiación para emprendedores

El crecimiento económico en España, cuyo PIB comenzó a crecer levemente en 2014 después de cinco años de recesión, ha impulsado el número de emprendedores en el país, gran parte de ellos reinventados a la fuerza por las nefastas consecuencias de la crisis económica.

Sin embargo, no ha sido hasta este ejercicio, en 2018, cuando la tasa de emprendedores de nuestro país se acerca levemente a la de 2007, con un 6,2%.

A pesar del incremento, el índice aún sigue estando por debajo del 8,1% de la media europea. Además, entre estas nuevas formas de empleo también han surgido las startup, un fenómeno relativamente nuevo en el escenario empresarial español, pero puntero en la captación de talento.

A diciembre de 2017, había 3.258 startup en España, lo que supone un incremento del 20 por ciento respecto a un año antes, según el informe elaborado por Mobile World Capital Barcelona.

Esta nueva atmósfera empresarial en nuestro país conlleva a nuevas formas de financiación que ya no se buscan en el sector financiero tradicional.

La escalada de morosidad durante la crisis, la exigente y abundante regulación bancaria impuesta desde Europa que exige grandes colchones de capital para provisionar los riesgos y por consiguiente, el encarecimiento para la banca que supone asumirlos, hace que las entidades se decanten por los clientes más solventes.

A la par, han nacido nuevos métodos para que pymes, autónomos y emprendedores logren captar capital de forma alternativa a la banca y que, en muchas ocasiones, además sirven como guía informativa y pilar de apoyo sobre el que crecer.

 

 

Formas de financiación de nuevas empresas

Friends, family and fools

Las financiación conocida como las tres ‘f’ es la primera opción para captar recursos de las personas y compañías que están emprendiendo su negocio. El término anglosajón es muy claro y se traduce como “familia, amigos y tontos”. Sobran las palabras.

Las ventajas que tiene esta forma de lograr capital es que es de fácil acceso y exige pocas garantías.

Entre los inconvenientes destaca que la cuantía a la que se puede acceder de forma general suele ser baja y que, en las relaciones personales, cabe la posibilidad de que surjan fricciones si el proyecto no llega a buen puerto.

El Leasing es una manera de financiación

La primera de esas formas de financiación relativamente recientes es el leasing. Un sistema que no deja de ser un alquiler financiero, y por lo tanto los pagos están sujetos a intereses y comisiones. Se trata de un arrendamiento financiero consistente en comprar un activo, pero pagarlo mensualmente como si se tratara de un alquiler. La diferencia radica en que, una vez finalice el plazo del pago fraccionado, el cliente tiene una opción de compra para adquirir el bien. Si finalmente, decide no quedárselo, puede vendérselo a otro usuario.

El Renting es otra forma de financiación

El renting, a diferencia del Leasing y uno de los tipos de financiación, consiste en alquilar un bien a un tercero que la compañía no puede adquirir en ese momento, aunque con la diferencia de que, al final del contrato del arrendamiento, el activo no pertenece a la sociedad o empleado arrendatario sino que sigue siendo del arrendador. Es una manera práctica y accesible de obtener servicios o bienes con los que no cuenta una compañía.

 

 

El Factoring es un sistema de financiación

Este sistema está enfocado a empresas que tienen que gestionar cobros de facturas.

El factoring consiste en que una compañía, que debe cobrar un servicio a futuro, pero que en el presente tiene falta de liquidez, traspasa a un tercero, normalmente una entidad financiera, la gestión de la factura a cambio de que este le aporte la liquidez de inmediato.

Esta compañía, a cambio, le cobrará intereses a la empresa que le ha dado la gestión de la facturación que serán más o menos altos en función del riesgo que asuma.

Vías online de financiación – Crowdfunding

El Crowdfunding es más conocido y hoy ya se usa con relativa frecuencia, pues  la democratización de la tecnología junto con la crisis económica provocó que muchos emprendedores. En España recurrieran a este sistema para financiar su proyecto o empresa.

Consiste en que otros, casi siempre desconocidos, financien la idea de otra persona porque creen que pueden obtener rendimiento. Esta fuente de financiación se busca a través de plataformas tecnológicas donde los interesados presentan su idea y, terceros, si confían en ella, ofrecen el impulso económico con sus aportaciones.

Las opciones dentro de la propia opción Crowdfunding son diversas, ya que las aportaciones pueden ser incluso altruistas, aunque lo más normal es que se ajusten a tres posibilidades.

  1. La primera es que los financiadores lo hagan a través de la compra de participaciones de la compañía.
  2. La segunda consiste en adelantar el dinero y, una vez salga el proyecto, se les devuelve su aportación con los beneficios logrados.
  3. Y por último, una tercera opción es que la nueva empresa les devuelva el dinero como si fuera un crédito. Aunque con unos intereses más competitivos que los que ofrece un banco.

Capitalización de desempleo

Este modelo lo utilizan las personas que están en paro pero quieren crear una empresa.

Consiste en capitalizar toda la prestación por desempleo que la persona tiene acumulada en un solo pago en vez de manera mensual. Así, el beneficiario puede inyectar de golpe este capital para crear su nueva empresa, para entrar como socio en una compañía o en una cooperativa.

Los que no realicen una inversión empresarial pueden utilizar esta cuantía para satisfacer las cuotas de autónomos. Además, el Estado da la opción de pedir el cien por cien del capital o un porcentaje menor según las necesidades. El pago está totalmente exento de IRPF.

Las personas que pueden beneficiarse de esta modalidad deben tener al menos tres meses de prestación por desempleo, no haber forzado su despido, no haber comenzado aún la inversión, acreditar el alta como autónomo o la entrada al capital de una sociedad o cooperativa y no haber solicitado otro pago único al menos en los últimos cuatro años.

Crédito

Además de la clásica financiación a través de las entidades, las compañías de crédito al consumo también se han lanzado al segmento de financiar las necesidades de pequeñas compañías y emprendedores.

Las ventajas que ofrecen estas entidades, como ? Cetelem,  es que los usuarios pueden obtener el prestamos casi de forma inmediata y a través de internet.

Este tipo de prestamos -como cualquier crédito bancario- están sujetos a la devolución con intereses que se fijarán en función del nivel del riesgo de la compañía o el cliente.

No obstante, la posibilidad de fijar intereses mayores abre la puerta a la inclusión financiera de usuarios con menor solvencia que de otra forma no podrían acceder a otro método de financiación.

Business Angel

Entre las diferentes maneras de encontrar financiación para un proyecto existen algunas muy particulares, y que es difícil catalogarlas, pues uno no sabe si su proyecto las busca o las encuentra gracias a sus atractivos o potencial económico.

Nos referimos por ejemplo a la figura del Business Angel (ángel inversor), que puede ser una persona física o jurídica y que, en cierto modo, se asemeja al concepto clásico del mecenas.

Se trata de un inversor o sociedad inversora que interesado en un proyecto y confiado en que puede tener beneficios futuros, invierte en una compañía o en la idea de un emprendedor.

Eso sí, el ángel inversor no sólo aportará su capital, que variará en función de la viabilidad que le vea al proyecto, sino que también dedicará su tiempo y experiencia a impulsarlo y a velar por su inversión.

ENISA

La Empresa Nacional de Innovación (ENISA) es una sociedad dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, dedicada a financiar con líneas de crédito a pequeñas y medianas empresas, emprendedores y jóvenes emprendedores con ideas innovadoras y con potencial de transformación.

ENISA tiene varias líneas de financiación que van desde los 25.000 euros a los 1,5 millones de euros, en función del perfil de la compañía.

Además, una vez logrado el acceso al capital, la sociedad acompaña a la empresa o al emprendedor en el camino a conseguir su objetivo ofreciéndole información y poniéndole en contacto con otras firmas del sector.

Sociedad de capital riesgo

Las firmas de capital riesgo enfocan su financiación especialmente hacia startup y compañías innovadoras que ya han alcanzado la madurez suficiente como para iniciar un proceso de crecimiento del negocio.

Aunque lograr la financiación de una empresa de capital riesgo es complicado, una vez conseguido, aporta el impulso necesario para conseguir los objetivos al contar con gran experiencia en los sectores en los que escogen invertir.

Para lograr este capital, el emprendendor o la compañía puede acudir a la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo, con más de cien firmas asociadas, para conocer si hay sociedades con el mismo perfil del sector de actividad que puedan aportar financiación.

Quizá te interese

El gasto en verano de los madrileños 2020 El gasto de los madrileños en las vacaciones de verano de 2020 Observatorio Cetelem Estacional 23 de septiembre, 2020 El gasto medio de los madri...
El 60% de los consumidores españoles tienen tarjetas de fidelización El “dinero de plástico” cada vez está más en auge no solo para realizar diferentes compras si para fidelizar al posible cliente con promociones, descu...

¿Necesitas información más personalizada?

liliana-marsan

Liliana Marsán, responsable del Observatorio Cetelem, atenderá tu consulta.

Cetelito

Observatorio Cetelem, Informes de consumo y distribución

El Observatorio Cetelem es un proyecto de Cetelem (BNP Paribas Personal Finance) creado en los años 80 para la realización de informes de consumo y distribución.

Se publica en 14 paises: Alemania, Argentina, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Hungría, Italia, Polonia, Portugal, República Checa, Rumanía, Eslovaquia y Turquía.