gafas de sol graduadas precio

¿Cuál es el gasto anual de las personas con problemas de visión?

28 marzo, 2019

gafas de sol graduadas precio

La práctica mayoría de los españoles consideran la vista como el sentido más valioso (en concreto, el 92% de los ciudadanos). Sin embargo, sólo a la mitad de los españoles les preocupa su salud visual mucho o bastante, de ahí que únicamente el 40% de la población se somete a revisiones regulares. Dicho de otra manera, no va al óptico tanto como debería hacerlo el 60% de la población.

Son datos recogidos en el ‘Libro Blanco de la Salud Visual en España 2019’, elaborado por el Consejo General de Ópticos-Optometristas que también señala que el 43% de los españoles piensa que su salud visual es buena o muy buena.

En definitiva, son 25,5 los millones de españoles los que sufren algún tipo de problema visual.

Cifra que podría engordar, y bastante, dado que dos de cada diez reconoce que nunca se ha sometido a un examen visual y los nuevos hábitos de vida, o el hecho de pasar más y más horas en el trabajo usando nuevas tecnologías, por ejemplo, está impulsando el negocio de la industria de la óptica.

Qué compramos

Gafas graduadas o de sol, lentes oftálmicas y de contacto, monturas, accesorios, productos de mantenimiento… la oferta que el ciudadano de a pie se encuentra en este tipo de tiendas es de lo más variada.

gafas sol gradudadas

Según el Observatorio Cetelem de Óptica y Audiología, cada año, el 39% de los españoles adquiere algún producto relacionado con estos sectores.

A la cabeza están las gafas graduadas o pregraduadas (producto comprado por un 44% de los ciudadanos encuestados), seguido por las gafas de sol (31%), monturas (25%), cristales (25%), lentillas (22%) y audiología (4%).

El lugar principalmente elegido para adquirir estos productos suele ser, para tres de cada cuatro personas, las ópticas de centro de ciudad (las ópticas de barrio de toda la vida, por definirlo de otra manera)

Mientras que uno de cada cuatro ciudadanos lo hace en los establecimientos situados en centros comerciales, y sólo el 6% utiliza internet (en este caso, la principal compra suele ser gafas de sol, no graduadas).

Tres son los motivos que llevan a las personas a inclinarse por uno tipo de establecimiento u otro: el precio, la variedad de productos, y la calidad de los mismos, por este orden.

Sin embargo, y según el Observatorio Cetelem, se viene apreciando cada vez más un descenso de la variable precio.

Cuál es el presupuesto

La pregunta es: ¿Cuánto nos gastamos en productos de óptica y audiología en las tiendas?

sol gafa graduada

Por término medio, unos 351 euros, según el Observatorio Cetelem. Esa cantidad llega a los 354 euros si hablamos de tienda física, y se queda en 236 euros si hablamos vía online.

Eso sí, en ambos casos, se está produciendo un aumento de dichas cantidades (bien sea por necesidades visuales, bien sea porque a la hora de comprar unas gafas de sol está cambiando el chip de la tienda de calle a internet).

Si ponemos el foco en los diferentes productos que ofertan las tiendas de óptica y audiología, y según Statista y el Observatorio Cetelem, vemos que es en las gafas graduados donde los ciudadanos desembolsan mayor cantidad de dinero, al gastarse de media 253 euros durante 2018. Se trata de un retroceso importante, ya que en 2017 dicha cantidad era de 311 euros.

Todo lo contrario sucede con las gafas de sol, que supusieron un desembolso de 142 euros en 2018 frente a los 129 euros de un año antes.

La situación también se repite con los cristales, pasando de 204 euros en 2017 a 212 en 2018; y con las monturas de 130 euros a 189 euros.

En las lentillas, por el contrario, vuelve a producirse un descenso, desde los 152 euros de 2017, a 138 euros de un año después.

En complementos y accesorios el aumento es importante, de 54 euros a 123 euros. Por último, en audiología, el salto ha sido más que cuantitativo: de 1.789 euros en 2017, a 3.831 euros en 2018.

Servicios y productos de óptica

Lejos, muy lejos, parecen quedar aquellos años en los que la oferta de las ópticas era ‘sota, caballo y rey’, por definirlo de alguna manera.

Durante los últimos años, a la par que aumentaban el número de cadenas, lo hacía la variedad, situando a la gafa como un complemento más.

Cuando una persona acude a un establecimiento de este tipo, se encuentra con una cuidada selección en monturas para gafas procedente de una gran variedad de marcas.

No sólo para los adultos, también para los niños. En este último caso, el color viene a ser un elemento diferenciador clave.

montura gafas sol

Las ópticas también tienen en su portfolio todo tipo y marcas de lentes de contacto, como filtros selectivos y otro tipo de ayudas especiales para baja visión. Es el caso de las lentes azules, para usar con pantallas.

Pero no sólo de productos viven las ópticas. El servicio que ofertan es valorado positivamente por aquellos que deciden traspasar sus puertas en busca de una mejor visión o audición.

De ahí que no sólo oferten la graduación de la vista, o el estudio y adaptación de todo tipo de lentes de contacto.

El examen visual que llevan a cabo es de lo más avanzado, así como el control y seguimiento de la tensión ocular, pruebas de tonometría, topografía corneal, o exploración del polo anterior.

El fin no es otro que acabar ofreciendo la mejor solución para valorar y preservar la visión.

Para ello, asimismo pueden disponer de un servicio relacionado con la imagen personal. Es decir, qué monturas, colores y estilo de gafas son las que mejor se adecuan a las características físicas de cada personal.

Sin olvidar la financiación, que se puede alargar hasta 24 meses, y en la mayoría de los casos sin intereses.

El renacer de las ópticas

Las ópticas no fueron inmunes a la crisis económica que arrancó allá por 2008. Entre ese año, y en el lustro siguiente, la cifra de negocio menguó un 6,5%, para quedarse en 1.616 millones de euros.

En los años posteriores ha ido recuperándose para llegar a los 1.714 millones en euros en 2017 (los datos de 2018 todavía no están disponibles). Impulsores de este despegue han sido, sobre todo, las lentes progresivas y de contacto.

España se define por ser un país muy atomizado en número de establecimientos, ya que conviven los ‘de toda la vida’ con aquellas cadenas que han ido surgiendo a lo largo de los últimos años.

En total, hay más de 10.000 ópticas, lo que significa que corresponde una media de 4.575 personas por cada establecimiento.

Un número elevado si lo comparamos, por ejemplo, con Alemania, donde tienen 1.500 ópticas más, pero su población es el doble que la española.

Haciendo números, el resultado es que cada óptica viene a facturar, por término medio, unos 165.000 euros. La penetración del canal online está rebajando esa cantidad, aunque de momento es ínfimo.

Por patologías, la miopía es la que más nos lleva a acudir al óptico. De media, una persona miope se puede gastar unos 300 euros anuales en métodos de corrección.

Eso si la miopía es moderada. Porque está la conocida como miopía magna, por encima de seis dioptrías, cuyo número de afectados supera los 15.000 en España, el 21% del total de miopes.

Un negocio al alza

En conjunto, y según la Asociación de Miopía Magna con Retinopatías (Amires), los costes directos e indirectos de la miopía en España podrían situarse, como mínimo, alrededor de los 3.000 millones de euros anuales.

Eso sin tener en cuenta otros costes, como el impacto en la productividad. Los gastos personales y para el Estado, en personas que tienen una discapacidad visual, alcanza la cifra de 12.000 millones de euros al año.

Cifra que seguirá aumentando dado que la miopía no para de crecer. Las estimaciones apuntan a que, en las próximas dos décadas, alcanzando al 50% de la población. En la actualidad, uno de cada cuatro ciudadanos es miope (más de 11 millones de personas).

Según el ya citado libro blanco, 12 millones de españoles son miopes con o sin astigmatismo, lo que supone un crecimiento en 300.000 personas respecto a un lustro atrás.

Otros 8,5 millones de personas son hipermétropes, y 17,5 millones son présbitas (68,6% de las personas que necesitan equipamientos ópticos).

Otro hecho demostrado, y que queda reflejado en el libro, es que a medida que pasan los años, a la par aumenta el número de personas que necesitan corregir sus problemas de visión.

Por ejemplo, hasta los 44 años, dos de cada cinco ciudadanos necesita equipamientos ópticos.

Si hablamos de personas de entre 45 y 54 años, ese 40% antes reseñado da un salto hasta el 72%. Es decir, que tres de cada cuatro personas necesita gafas o lentillas para su día a día.

Si damos otro salto en cuanto a edad, esa cifra se eleva al 82% entre los ciudadanos de entre 55 y 64 años.

Y uno de cada cuatro, uno vez superados los 65 años, tiene dificultades severas para ver, o no ven nada en absoluto, según la Encuesta Nacional de Salud.

 

Quizá te interese

Observatorio Cetelem de Consumo en España: Telecomunicaciones   Observatorio Cetelem de Consumo en España: Telecomunicaciones 08 octubre, 2018
¿Cuáles son las tendencias de la evolución del consumo en verano de los españoles? Sol, toros, paella… Hace ya unos cuantos años, cuando los extranjeros venían a España, estos eran los ‘afrodisiacos’ que les atraían como un panal de ...

¿Necesitas información más personalizada?

liliana-marsan

Liliana Marsán, responsable del Observatorio Cetelem, atenderá tu consulta.

Cetelito

Observatorio Cetelem, Informes de consumo y distribución

El Observatorio Cetelem es un proyecto de Cetelem (BNP Paribas Personal Finance) creado en los años 80 para la realización de informes de consumo y distribución.

Se publica en 14 paises: Alemania, Argentina, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Hungría, Italia, Polonia, Portugal, República Checa, Rumanía, Eslovaquia y Turquía.