Más de 25 años analizando y descifrando
la evolución y las tendencias del consumo en España y Europa
Buscar
Sección 2 - Barómetro consumo Europa 2024

4. Para mantenerse a flote, los hogares están tomando ciertas decisiones especialmente en lo referente a las compras de alimentación

6 minutos de lectura

Enfrentados a la inflación más alta de los últimos 40 años, los europeos han afrontado la situación y se han adaptado. Es inevitable cuando los salarios no suben en la misma medida. Así, ante la caída de su poder adquisitivo, no sólo renuncian a determinados artículos, si no que también adoptan diversas estrategias para consumir de forma más sensata, allanando el camino hacia un comercio minorista más responsable.

Un tiempo para prescindir

Tras la crisis económica del año pasado, hay muchas cosas de las que los consumidores prescinden. Los simples placeres cotidianos no son los menos importantes.

El 62% de los europeos ha decidido no gastar dinero en actividades de ocio (restaurantes, cine, salidas, etc.) y el 58% en escapadas de fin de semana y viajes. Esto no es sorprendente, dado que en el 43% y el 38% de los casos, respectivamente, los encuestados citan espontáneamente estos dos tipos de gastos cuando se trata de recortar gastos en caso de dificultades financieras (Fig. 14). Se trata de una tendencia general que se observa en todos los países. Por lo tanto, es difícil para las empresas de estos sectores compensar la pérdida de negocio local en otros mercados europeos.

Sin embargo, hay que señalar que todos los ámbitos del gasto de los consumidores están ahora sujetos a estas compensaciones. Por ejemplo, casi 4 de cada 10 europeos (37%) han reducido su presupuesto para alimentación. Por supuesto, los bienes domésticos y personales también se han visto fuertemente afectados, con cifras del 54% para ropa y calzado, y del 52% para muebles, electrodomésticos, televisores y teléfonos inteligentes. La gente opta incluso por recortar en compras inevitables o necesarias. De hecho, el 32% de los hogares ha reducido su gasto en energía y el 27% ha recortado los gastos relacionados con el hogar. Y no se les puede culpar, teniendo en cuenta las subidas de precios de los últimos años.

Se han revisado y reestructurado los presupuestos

En la práctica, estas decisiones de prescindir pueden explicarse por los cambios en la estructura de los presupuestos mensuales de los hogares y, en particular, por la carga de importantes gastos inevitables. Más de la mitad de los europeos afirman que sus gastos de energía (66%), alimentación (65%) y transporte (52%) han aumentado en los últimos doce meses. Los presupuestos familiares para alimentación, por ejemplo, son los que más han aumentado en el Reino Unido (74%) y Rumanía (71%) (Fig. 15a). Las facturas de energía también han aumentado mucho en el Reino Unido (76%) y Rumanía (74%), pero también en Francia (72%) (Fig. 15b). Algunos gastos inevitables han permanecido estables. La sanidad, la vivienda y las suscripciones son esenciales, pero aún no han sufrido subidas de precios significativas.

De ello se deduce que los consumidores están destinando una parte cada vez menor de su presupuesto a otros gastos. Como era de esperar, los consumidores están tomando medidas ajustando su gasto en bienes personales y del hogar, así como en actividades de ocio (Fig. 15c). Estas estrategias han sido adoptadas tanto por los consumidores con ingresos bajos como por los de ingresos altos, aunque obviamente no en el mismo grado, ya que los de ingresos más altos se encuentran menos limitados económicamente.

Los que ganan poco y los que ganan mucho renuncian a los mismos artículos

La magnitud de la crisis que afecta actualmente a Europa es tal, que todos los hogares independientemente de sus ingresos, han adoptado estrategias para preservar su poder adquisitivo. Mientras que el 69% de los hogares con rentas bajas han renunciado a actividades de ocio este año, la proporción entre los hogares con rentas altas es del 55% (Fig. 16). Lo mismo ocurre con la energía: 39% y 25% respectivamente. Todos los consumidores se aprietan el cinturón. Por supuesto, como acabamos de ver, la presión es mayor para los hogares con presupuestos más reducidos, pero la diferencia entre ellos y los hogares más ricos sigue siendo la misma en todas las categorías de gastos. La única excepción a esta regla es la alimentación. Mientras que el 46% de las personas con ingresos bajos han reducido o renunciado a algunas compras, esto es mucho menos probable entre las personas con ingresos altos, para quienes la cifra es de «sólo» el 27%. Esto equivale a una proporción de 1,7, frente a 1,3 en el caso del ocio y las vacaciones. Prueba de que, ahora más que nunca, la prioridad es mantener los gastos bajo control, sobre todo los «accesorios».

Los europeos comen con inteligencia

Si examinamos más de cerca los hábitos alimentarios de los europeos, vemos que los que menos ganan son los más propensos a prescindir de ciertos productos, y no es de extrañar. El 55% de ellos ha dejado de comprar carne o pescado para controlar su gasto en alimentación. Y, lo que es más preocupante, el 42% de estos hogares menos pudientes han tenido que comer menos. (Fig. 17).

Además de estas medidas más radicales, los europeos en su conjunto han adoptado diversas formas de hacer frente a la subida de los precios de los alimentos y comen de forma más inteligente.

Los mismos comportamientos se observan en ambas categorías de renta. El análisis de los resultados del Barómetro 2024 del Observatorio Cetelem revela dos estrategias. La primera se basa en el sentido común. Como es lógico, el 81% de los encuestados se declara más propenso a aprovechar las ofertas promocionales y los precios bajos este año. Esta tendencia está teniendo un impacto muy tangible en la cuota de mercado de los minoristas de alimentación. También hay que incluir en esta categoría de medidas la reducción al mínimo de los residuos (83%), el mantenimiento de un presupuesto estricto (77%) y, por supuesto, el cambio a marcas de bajo coste y con grandes descuentos (58%).

La segunda consiste en reducir no sólo la calidad, sino también la cantidad de alimentos consumidos. ¿Cuál es el principal tipo de comportamiento derivado de esta estrategia? Comprar los mismos productos, pero de marcas más baratas. Renunciar a los productos ecológicos, por lo que han optado el 49% de los europeos, es otra de las elecciones de la gente, al igual que prescindir de la carne o el pescado (47%) y comer menos en general (35%). 4 de cada 10 franceses afirman «comer menos» que antes. El 29% de los españoles, el 30% de los alemanes y el 35% de los británicos también responden «sí» a esta pregunta. Lo que esto demuestra es que, por desgracia, esto está ocurriendo en toda Europa.

subsección -1
3. La incertidumbre ha provocado un ahorro preventivo y un consumo moderado
Como acabamos de ver, la inflación preocupa mucho a los europeos. Sin embargo, a diferencia del año pasado, cuando su reacción fue de asombro, ahora se están organizando y adaptando. Las repercus
subsección 1
Conclusión
Este Barómetro 2024 revela la valentía de los europeos. Aunque siguen siendo tiempos difíciles para los consumidores, en 2023 demostraron una impresionante capacidad de adaptación. Se están orga