Más de 25 años analizando y descifrando la evolución
y las tendencias del consumo en España y Europa

Buscar
Sección 2 - Barómetro de consumo Europa 2023

Inflación y poder adquisitivo: los europeos reciben el golpe

6 minutos de lectura

Concluimos el anterior Barómetro de Consumo Europa con la siguiente reflexión: «Ni que decir tiene que la impresión del aumento de los precios es compartida en muchos países. La coincidencia con una sensación de poder adquisitivo estable destacada por los europeos, pone de relieve una percepción económica y una racionalidad más agudas de lo que se suele atribuir a los consumidores entre lo que ha sido y lo que será. Apostemos a que, salvo un repentino cambio de la curva de precios en 2023, lo que parece improbable, muchos más europeos tendrán la sensación de que su poder adquisitivo habrá caído para entonces.»

LA EVIDENCIA DE LA INFLACIÓN

Este nuevo Barómetro de consumo ratifica lo que se predijo hace un año. Para 9 de cada 10 europeos, la subida de precios es una realidad. Más aún, 7 de cada 10 creen que los precios han aumentado significativamente. A estas alturas, no tiene sentido buscar diferencias nacionales que no existen. Todos los países de la encuesta están en sintonía con el aumento de la inflación. Por otro lado, los países del norte y del oeste de Europa son más propensos a declarar un aumento significativo de los precios en comparación con el año pasado. En Suecia la puntuación es del 42 %, en Italia y Portugal del 37 % y del 35 % respectivamente, mientras que la media general es del 22 %. Con un 25 %, Francia se sitúa en la media. Por el contrario, Rumanía y Polonia registran los menores aumentos (7 % y 9 %).

LOS PAÍSES DEL NORTE Y DEL OESTE SE ENFRENTAN A LA REALIDAD

Si relacionamos estos diferentes resultados con las tasas reales de inflación, los países del norte y del oeste parecen haberse sumergido de repente en un mundo económico en el que la inflación, dormida durante años, ha sido despertada por un malvado príncipe azul. En los países de Europa del este, las tasas ya eran elevadas, por lo que la sensación de aumento es menos dramática. Y si Francia tiene el porcentaje más bajo de personas que perciben un claro aumento de los precios, esto se debe probablemente a la tasa de inflación 2022 más baja de todos los países de este estudio.

CRITERIOS SOCIOECONÓMICOS A TENER EN CUENTA

En cuanto a la inflación, también cabe destacar algunos de los marcadores socioeconómicos que pone de relieve el Barómetro de Consumo Europa. En términos de género, más mujeres que hombres destacan el aumento sensible de los precios (10 puntos de diferencia). Esto se debe probablemente a que siguen siendo principalmente las mujeres las que hacen la compra diaria y pagan las facturas del hogar y, por lo tanto, se enfrentan a una inflación concreta. En cuanto a la edad, los mayores de 50 años están más preocupados por este aumento que sus homólogos más jóvenes (20 puntos de diferencia entre los de 50 a 64 años y los de 18 a 24). En cambio, las diferencias son menos marcadas según los ingresos y el lugar de residencia. En cuanto a este último punto, los habitantes de las zonas menos pobladas expresan sus sensaciones con más fuerza.

DESCENSO DEL PODER ADQUISITIVO EN PARALELO AL AUMENTO DE LA INFLACIÓN

Como ya se ha indicado, la relevancia económica de los europeos está bien demostrada. De esta forma, en una especie de efecto espejo con respecto a la inflación, la sensación de una caída significativa del poder adquisitivo aumenta en la misma proporción, trazando dos curvas de evolución casi paralelas. Más de 1 de cada 2 europeos cree que su poder adquisitivo ha disminuido, un resultado que ha aumentado 19 puntos de media en comparación con el año pasado. Este efecto espejo es incluso doble, ya que son de nuevo los países del norte y del oeste de Europa los más sensibles a este deterioro. Italia, Suecia y Portugal siguen encabezando esta clasificación, acompañados esta vez por Alemania y Gran Bretaña. Por el contrario, los países de Europa del este registran de nuevo una menor desigualdad que los países de Europa occidental (Fig. 3). No obstante, cabe señalar que, en general, las diferencias en la disminución del poder adquisitivo son significativamente menores que en la inflación.

LA AGUDEZA DEL JUICIO ECONÓMICO DE LOS EUROPEOS

La realidad de las cifras relativas a la evolución del poder adquisitivo confirma la pertinencia de los europeos (Fig. 4). Aunque el crecimiento sigue siendo positivo en todos los países del estudio, experimenta una contracción general, salvo en Rumanía y Portugal, marcados por los efectos contrarios del choque inflacionista y el repunte registrado en 2021 con el impacto atenuado de la crisis sanitaria.

El año que se avecina se presenta aún más sombrío, ya que la recesión también reaparecerá en el vocabulario económico, afectando casi con total seguridad a países de gran peso como Alemania y el Reino Unido. Por tanto, es de temer que el próximo Barómetro de Consumo Europa refleje esta realidad. Para frenar esta espiral, en muchos países se han desplegado planes de ayuda y otros blindajes, sobre todo para permitir a los hogares resistir los embates energéticos (plan de ayuda de 200 000 millones de euros en Alemania, 66 000 millones en Italia, 150 000 millones en el Reino Unido, blindaje tarifario de 44 000 millones en Francia en 2023, tras los 24 000 millones de 2022). Por no hablar de las prestaciones sociales, a veces importantes, como en Italia y Francia, que contribuyen a mantener el poder adquisitivo.

LAS MISMAS DIFERENCIAS SOCIOECONÓMICAS

Los criterios sociodemográficos también confirman el efecto espejo. Una vez más, las mujeres y los mayores de 50 años son los más propensos a sentir que su poder adquisitivo ha disminuido, y la diferencia con respecto a los hombres aumenta de un año a otro. Más personas que viven en ciudades de tamaño medio también hacen la misma observación. La variable de los ingresos sigue sin tener un impacto real en los resultados. Si antes la diferencia entre las rentas altas y bajas era de 8 puntos, ahora es de solo 1 punto.

7 DE CADA 10 EUROPEOS CREEN QUE LOS PRECIOS HAN SUBIDO SIGNIFICATIVAMENTE EN LOS ÚLTIMOS 12 MESES

UN «AUMENTO SIGNIFICATIVO» DE LOS PRECIOS PERCIBIDOS EN LOS ÚLTIMOS 12 MESES

SUBIDAS DE PRECIOS Y VARIABLES SOCIODEMOGRÁFICAS

MÁS DE 1 DE CADA 2 EUROPEOS CONSIDERA QUE SU PODER ADQUISITIVO HA DISMINUIDO EN LOS ÚLTIMOS 12 MESES

DISMINUCIÓN PERCIBIDA DEL PODER ADQUISITIVO EN LOS ÚLTIMOS 12 MESES

DESCENSO DEL PODER ADQUISITIVO Y DE LOS INDICADORES SOCIODEMOGRÁFICOS

subsección -1
Desánimo general
El año pasado, la euforia se apoderó casi por completo de los europeos, que nunca habían visto la situación de su país y su situación personal bajo una luz tan hermosa. La puntuación de la pri
subsección 1
El ahorro desciende, el consumo resiste
En semejante contexto de incertidumbre, con la inflación a un nivel no visto en décadas y el poder adquisitivo en contracción, cabría esperar que los europeos accionasen las palancas del ahorro y