Coche Eléctrico Azul realizando carga

Así dibujan los consumidores la nueva movilidad sostenible

5 marzo, 2020

La movilidad es una de las cuestiones más condicionantes de nuestra cotidianeidad, ya que marca nuestra dinámica diaria, y afecta tanto a nuestro día a día familiar, laboral o de ocio. Pero hay que tener en cuenta también otros aspectos, como el respeto al medioambiente y al bienestar social, que se resiente tanto de la saturación como de la contaminación que esta conlleva. Veamos cómo se plantean los consumidores todas estas cuestiones a la hora de valorar la compra de un nuevo vehículo, según los datos del informe movilidad España realizado por el Observatorio Cetelem. Y no solo en lo referido a la compra de un nuevo auto, sino también a las motos, el caravaning, e incluso el pujante mercado de las bicis y otros nuevos medios de movilidad.

Los españoles: cada vez más comprometidos con la movilidad sostenible

Los consumidores españoles están cada vez más comprometidos con la movilidad sostenible. La defensa del medio ambiente, agravada por la crisis mundial del cambio climático, ha concienciado mucho a la sociedad en general, y ha calado en la cultura ecológica de los ciudadanos, que cada vez tienen más claro que no deben colaborar en la contaminación de los recursos del planeta y deben optar en la medida de lo posible por las opciones sostenibles.

Movilidad Sostenible Ciudad Ecologica

Así, de entre los consumidores con intención de comprar un vehículo en los próximos 12 meses, el 12% optaría por un coche eléctrico en 2019. Y de hecho, el 75% de los encuestados consideran que el coche eléctrico es el futuro. En el sector de la moto también ha ido aumentando la concienciación en los últimos años.

 

Tanto es así que entre los encuestados para el informe del Observatorio Cetelem, casi el 40% tiene intención de comprar una moto 100% eléctrica. Aunque tanto en cuestión de coches como de motos, la principal reticencia es la autonomía insuficiente y los escasos puntos de carga existentes aún en el mercado.

 

Los españoles valoran cada vez más coches que no dañen el medioambiente

Cada vez es más evidente que los vehículos eléctricos acabarán por sustituir a los de gasolina y diesel en un futuro cada vez más próximo. Ya no cabe duda y la implantación es progresiva, del mismo modo que poco a poco los consumidores se van concienciando y convenciendo de que es la mejor opción, tanto económica como ecológica.

No obstante, tanto en cuestión de coches como de motos, la principal reticencia a pasarse a los vehículos eléctricos es la autonomía insuficiente y los escasos puntos de carga existentes aún en el mercado. Algo que tal vez esté frenando la intención global de cambio, pero que con el tiempo se compensará.

 

Intención de compra: vehículos híbridos y eléctricos

La intención de compra de vehículo híbridos o eléctricos va en aumento, pero sigue siendo hoy una opción minoritaria en el mercado. De hecho, según datos del informe, el 50’7% del parque móvil español se propulsa con diesel, mientras que lo hace con gasolina el 45’3%. Unos porcentajes que dejan muy poco margen para el resto de opciones.

Los híbridos han crecido hasta el 2’9%, los vehículos GPL (Gas Licuado de Petróleo) suman un 0’7% y los eléctricos un 0’4% del total. Unas cifras, eso sí, que cambiarán al alza en los próximos años, pues la intención de compra de los consumidores así parece indicarlo.

Habrá que esperar, eso sí, a que los conductores decidan cambiar de vehículo, pues casi el 50% del parque móvil español tienen menos de cinco años.

Factores a la hora de elegir un coche eléctrico

Los factores que más influyen a la hora de elegir un coche eléctrico o híbrido como alternativa al combustible son esencialmente la tecnología, el medioambiente y el acceso a la información.

Estar más informados significa poder ser más consecuentes en las elecciones, y eso se plasma en la intención de compra que para los próximos años, según el estudio del Observatorio Cetelem, se cifran en un 37% coches eléctricos, un 28% gasolina, un 20% diesel y un 12% eléctricos, con lo cual se ve que se está invirtiendo la dinámica si comparamos con los porcentajes del actual parque móvil, reseñado más arriba.

Además, un 52% de los encuestados cambiaría de vehículo para adaptarse a la normativa sobre distintivos ambientales, lo cual evidencia el cambio de tendencias en el consumo.

No obstante, también hay reticencias que conviene señalar. Las cuestiones que frenan el cambio del combustible a la electricidad son la autonomía insuficiente, el precio elevado, las infraestructuras de carga, que aún son escasas, y requieren mucho tiempo, y en general la falta de confianza en un producto nuevo y con poca historia comparable.

Movilidad Sostenible Coche Electrico

Nuevas formas de movilidad sostenible: carsharing

El nuevo escenario social y medioambiental hace aguzar el ingenio al mercado y al consumidor, y así surgen nuevas formas de movilidad sostenible que se adapta a los nuevos tiempos.

Casharing

El carsharing es un sistema de movilidad basado en el alquiler de vehículos de una flota colectiva. En este caso, los coches son propiedad de una empresa o cooperativa que gestiona el servicio, y que suele utilizarse para el uso por horas del vehículo.

Ridersharing

Otra modalidad muy extendida es el ridersharing, un modelo colaborativo que conecta pasajeros con conductores que ofrecen un servicio de transporte centrado en trayectos urbanos de cortas distancias. Este servicio con conductor se ofrece bajo demanda; es decir, es el pasajero quien solicita el servicio.

También hay quien alquila su coche privado. Los particulares anuncian su vehículo online para alquilarlo cuando no lo usan, y los conductores pueden acceder a coches cercanos y asequibles pagando solo por el tiempo que lo utilizan. Y no olvidemos los viajes en coche compartido a cambio de participar en los gastos.

Alternativas de movilidad sostenible: bicis, patinetes eléctricos

La movilidad sostenible tiene un referente histórico, la bicicleta. Ha existido toda la vida, pero durante décadas fue relegada a áreas rurales, a usos deportivos y a entretenimiento infantil. En cambio, su uso se ha recuperado en la última década por motivos obvios: es sana, es barata y no contamina.

Además de que ayuda a descongestionar el tráfico en las ciudades. Por estos motivos se ha fomentado su uso estos últimos años, tanto con la creación de servicios municipales de préstamo de bicicletas públicas, como con la habilitación de Carriles bicis en las ciudades que conviven con las calzadas del tráfico mecánico.

Desde el área de movilidad sostenible del Gobierno de España, han desarrollado una guía de movilidad ciclista en áreas urbanas. Descargar aquí.

Patinete Eléctrico

A las bicis se han sumado en el último año el patinete eléctrico, que ha causado furor en las áreas urbanas por su comodidad y su eficacia en desplazamientos cortos.

Comparte con la bici el hecho de descongestionar y de no ser contaminantes, aunque pierden el factor saludable. Parte de su popularidad se debe a la comodidad de almacenamiento, pues no se aparca, sino que se pliega y transporta.

El incremento de usuarios de patinetes eléctricos ha sido espectacular, teniendo en cuenta que se parte prácticamente de cero. Tanto es así que las autoridades competentes en materia de tráfico y movilidad urbana ha tenido que publicar normativas para regular su uso urbano.

El sector de la bici en España: gasto medio

En los últimos años el sector de la bici ha crecido considerablemente, y no parece que esa tendencia vaya a cambiar. El 20% de españoles encuestados que declara haber comprado algún producto dentro del sector de la bici en el último año, se gastó de media unos 306€, un 17% más que en 2018.

Y si desglosamos el gasto por tipo de canal, lo más destacable es que el importe destinado a las compras offline es superior al de la tienda online (291€ vs 193€). Respecto al 2018, el aumento del gasto en la tienda física es bastante llamativo.

Medios de pago y canales de compra más utilizados

Para comprar una bici y sus complementos, los medios de pago más utilizados son la tarjeta y, muy por detrás, el efectivo. Y entre los encuestados que han financiado su compra destacan los que lo han hecho a través de la financiación ofrecida en tienda.

Por otro lado, entre los que han pagado con tarjeta, destacan en primer lugar los que lo han hecho con tarjeta de débito con un 67% de menciones, seguidos de los que han pagado con tarjeta de crédito de fin de mes con un 32%.

Aumenta la venta de productos relacionados con la bici

Lógicamente, si se incrementa el interés por la compra de bicicletas, también aumentará el gasto en complementos y productos relacionados con este sector.

Si analizamos el gasto por tipo de producto adquirido, el mayor desembolso se realiza en la compra de bicis con 576€ lo que supone un aumento del 32% respecto al año anterior.

La adquisición del resto de productos supone un desembolso por debajo de los 100€. Todos los gastos medios excepto el realizado en bici que se incrementa un 21% y el de textil que crece un 7%, descienden respecto a 2018.

Pero… ¿se utiliza la bici diariamente o para uso deportivo?

El uso deportivo de la bici, dependiendo de las diferentes zonas de la geografía nacional, ha sido una constante. Se trata de un deporte muy popular en España, y por épocas la afición a la bicicleta ha garantizado las ventas del sector.

Pero en los últimos años, con la concienciación social en materia saludable y medioambiental, la bici ha ganado enteros como medio de transporte urbano diario, y eso ha reforzado los índices de negocio del sector de la bicicleta.

Quizá te interese

Gasto en la Comunidad Valenciana en Semana Santa de 2018   Gasto en la Comunidad Valenciana en Semana Santa de 2018 20 abril, 2018 Los valencianos gastaron en Semana Santa un 11% menos que en 2017....

¿Necesitas información más personalizada?

liliana-marsan

Liliana Marsán, responsable del Observatorio Cetelem, atenderá tu consulta.

Cetelito

Observatorio Cetelem, Informes de consumo y distribución

El Observatorio Cetelem es un proyecto de Cetelem (BNP Paribas Personal Finance) creado en los años 80 para la realización de informes de consumo y distribución.

Se publica en 14 paises: Alemania, Argentina, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Hungría, Italia, Polonia, Portugal, República Checa, Rumanía, Eslovaquia y Turquía.